¿Qué está pasando en Correos?

Los trabajadores de Correos reivindican la recuperación de los 23.000 empleos destruidos.
Los trabajadores de Correos reivindican la recuperación de los 23.000 empleos destruidos.

CORREOS EN LUCHA.

Este texto es el grito de los trabajadores públicos del servicio postal, que estamos percibiendo en nuestras condiciones laborales el riesgo de privatización inminente. Comenzaremos situando el contexto: Correos y Telégrafos actualmente pertenece a la SEPI, y produce el 0,7% del PIB de este país, con una cartera de negocio de 1.285 millones de euros. Como comprenderéis a la vista de estas cifras, es un negocio muy goloso para los buitres empresariales.

En España los servicios postales se liberalizaron de manera definitiva en 2008. Pero llevábamos más de una década observando cómo lo que era el derecho constitucional a las comunicaciones se convertía paulatinamente en un nicho de mercado orientado al beneficio. La irrupción de la compra online no hizo más que acrecentar la idea del suculento negocio que Correos tenía entre manos (en 2014 el aumento de la paquetería se ha situado en un 400%). Así que los ajustes previos a la privatización no se hicieron esperar: en 2007 la plantilla de Correos era de 65.000 trabajadores, mientras que el año 2014 nos ha dejado un balance de 42.000 personas.

Hablamos de la supresión de 23.000 puestos de trabajo en siete años. Como os imagináis, los efectos sobre la plantilla han sido devastadores. En primer lugar, denunciar el ERE encubierto que hemos sufrido sobre el personal contratado y discontinuo; en segundo lugar, la sobrecarga hasta límites peligrosos para la salud sobre el colectivo laboral y funcionario. A la par, la directiva de Correos gastaba tres millones de euros en acosar a los trabajadores enfermos a través de la empresa Tebex, enfermos precisamente por dichas cargas de trabajo.

El siguiente paso “de libro” tras la reducción de personal está siendo la inversión millonaria en nuevas tecnologías a cargo del ente público, saqueando a los contribuyentes de cara a adelgazar la inversión privada una vez se consume su venta. Y el tercer paso, como no puede ser de otra manera, acercar a la gente la idea de que el servicio público funciona mal. Con la reducción de plantilla antes mencionada, la capacidad de reparto se ha dinamitado. Un trabajador no puede repartir su barrio y otro de igual características, de ahí que nos veáis siempre corriendo por las calles, de la misma manera un trabajador no puede clasificar lo que antes clasificaban dos si además la cantidad de paquetería y correo certificado ha aumentado exponencialmente.

Para que toda esta destrucción de nuestras condiciones de trabajo se haya podido llevar a cabo sin una voz más alta que otra, Correos ha extendido una terrible política del miedo en las plantillas. Despidos aleatorios, partes disciplinarios, destrucción del ánimo de los trabajadores, fomento de la competitividad entre los mismos. Y un enorme problema sindical que nos ha llevado a crear nuestra propia plataforma de trabajadores para unir por abajo lo que por arriba parece imposible.

Así que aquí nos tenéis: convencidos de que unidos con los demás sectores laborales y peleando duro podemos conseguir parar la privatización de Correos. ¡Correos en lucha, público y de calidad!

Tabla reivindicativa

REDACCIÓN.

Ante la situación descrita, la Plataforma de Trabajadores de Correos defiende una tabla reivindicativa en la que destaca la recuperación de los 23.000 puestos de trabajo estable destruidos, insistiendo en que salgan todas las plazas sin ocupar en los concursos de traslados y en los reajustes locales; el fin de los despidos y los expedientes a los trabajadores, poniendo punto final al acoso y la represión en Correos; el cumplimiento real del Servicio Postal Universal, pues todos los usuarios tienen derecho a recibir su correo vivan donde vivan; y el fin de la penalización económica a las bajas por enfermedad y del acoso a las enfermos, con el reconocimiento de las enfermedades asociadas a este trabajo.

Los trabajadores destacan que el pasado año (según cifras de 2014 aportadas por Correos) se han perdido 2.000 puestos de trabajo, mientras que el ente público ha ganado 191 millones de euros “limpios”. Paralelamente, el servicio público sigue mermando poco a poco: al denominado “plan de contingencia”, por el cual las posibles bajas o ausencias no son cubiertas y las asumen el resto de trabajadores, que lleva aplicándose unos cinco años y se ha convertido ya en norma, se ha sumado ahora una “reestructuración”, que está teniendo como consecuencia la pérdida de secciones. Concretamente en los cinco distritos postales de Vallecas, los trabajadores estiman que desaparecerán un mínimo de 20 secciones como resultado de este proceso, lo que sin duda notaremos los usuarios a la hora de recibir nuestro correo.

Contacto y más información

 


Fotos: Correos En Lucha

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha + 72 = 78

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.