Código Europeo contra el Cáncer

Por Carolina Cuesta, enfermera del CS José María Llanos

El 4 de febrero se celebra el Día Mundial contra el Cáncer, promovido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) con el objetivo de aumentar la concienciación y movilizar a la sociedad para avanzar en la prevención y en el control de esta enfermedad.

Pocos diagnósticos provocan en el paciente y en sus familiares tanta angustia e incertidumbre como éste. Es una situación a la que las personas suelen temerle: sentarse en la consulta del médico y escuchar la palabra “cáncer”.

La mala noticia es que en 2018 una de cada tres muertes en hombres y una de cada cinco en mujeres se debieron a tumores malignos, lo que supone más de la cuarta parte de los fallecimientos en España en ese año.

La buena noticia es que un alto porcentaje de los casos de cáncer son evitables, siendo posible reducir y controlar la enfermedad aplicando estrategias destinadas a su prevención.
El Código Europeo contra el Cáncer (CECC) es una iniciativa de la Comisión Europea para aconsejar a los ciudadanos sobre lo que pueden hacer para reducir el riesgo de contraerlo. Se considera que podrían evitarse casi la mitad de las muertes por cáncer en Europa si todos siguieran estas recomendaciones. La primera edición del CECC se publicó en 1987.

Algunos estudios realizados en nuestro país ponen de manifiesto el escaso conocimiento que la población general tiene de estas recomendaciones. Intentemos poner fin a ese desconocimiento:

Recomendaciones
— No fume y no consuma ningún tipo de tabaco.
— Haga de su casa un hogar sin humo y apoye las políticas antitabaco en su lugar de trabajo.
— Mantenga siembre un peso saludable.
— Haga ejercicio a diario y limite el tiempo que pasa sentado.
— Coma saludablemente: consuma gran cantidad de cereales integrales, legumbres, frutas y verduras; limite los alimentos hipercalóricos (ricos en azúcar o grasa) y evite las bebidas azucaradas; evite la carne procesada; y reduzca el consumo de carne roja y de alimentos con mucha sal.
— Limite el consumo de alcohol, aunque lo mejor para la prevención del cáncer es evitar las bebidas alcohólicas.
— Evite en la medida una exposición excesiva al sol, sobre todo en niños. Utilice protección solar y no use cabinas de rayos UVA.
— En el trabajo, protéjase de las sustancias cancerígenas cumpliendo las instrucciones de la normativa de protección de la salud y seguridad laboral.
— Averigüe si está expuesto a la radiación procedente de altos niveles naturales de radón en su domicilio y tome medidas para reducirlos.
— Para las mujeres: La lactancia materna reduce el riesgo de cáncer de la madre, así que, si puede, amamante a su bebé; la terapia hormonal sustitutiva (THS) aumenta el riesgo de determinados tipos de cáncer, limítelo; y absténgase de hacer el tratamiento con THS.
— Asegúrese de que sus hijos participan en programas de vacunación contra la hepatitis B (los recién nacidos) y el papilomavirus virus del papiloma humano (VPH) (las niñas).
— Participe en programas organizados de cribado del cáncer: colorrectal (hombres y mujeres), de mama (mujeres) y cervicouterino (mujeres).

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha + 37 = 45

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.