Lo que nos une: V Foro Humanista Europeo

El evento congregó a más de 500 inscritos en el Centro Cultural de El Pozo.
El evento congregó a más de 500 inscritos en el Centro Cultural de El Pozo.

ANDREA OCA.

Más de 500 inscritos de 40 países se reunieron el fin de semana del 19 de mayo en el Centro Cultural de El Pozo. Todos con la preocupación común de añadir solidaridad, colaboración y justicia a un mundo que ven desunido. Y lo hicieron con el valor añadido de partir del humanismo como eje transversal de diferentes reivindicaciones colectivas en las que ellos son firmes activistas.

Organizados en mesas de debate y talleres, los participantes tuvieron la opción de elegir las actividades a las que acudir. Esto, teniendo en cuenta el abanico de áreas temáticas, no resultó tarea sencilla. La política, la educación, el movimiento feminista, la economía, la paz, la noviolencia, el desarme nuclear son solo algunos de los temas que protagonizaron el foro.

“Hay que centrarse en para qué se enseña, no solo en el qué”. El profesor chileno Mario Aguilar y el neurocientífico italiano Piero P. Giorgi nos introdujeron en el ámbito educativo. Es una cuestión que parece fácilmente abordable desde la óptica tradicional. Si cambiamos el objetivo, nos acercamos a la educación al servicio de lo humano; a la relación educativa entre las personas, y no entre seres humanos y libros. La educación es la herramienta clave para explicar conceptos desde la infancia, como los de noviolencia o solidaridad.

El poder de cambio de la juventud estuvo perfectamente reflejado en el panel dedicado a la economía. El joven economista Dani Guardiola explicó iniciativas como las criptomonedas fair coins, basadas en el intercambio justo y en la reducción de la desigualdad. Es decir, una manera de redistribuir la riqueza buscando el bien colectivo y el progreso igualitario. Y si se habla de economía y humanismo, no podía faltar la Renta Básica Universal. El vecino de Vallecas Álvaro Orús presentó en exclusiva su documental acerca de la conveniencia de tener esa base salarial común, necesaria para partir de las mismas condiciones y poder, por ejemplo, eliminar la precariedad laboral de nuestras vidas.

Las actividades cubrieron un abanico de áreas temáticas.
Las actividades cubrieron un abanico de áreas temáticas.

La movilización social no podía faltar. La marcha mundial por la paz y la noviolencia, capitaneada por su coordinador Rafael de la Rubia, presentó el recorrido de esta segunda concentración. De Madrid, en marzo de 2019, al mismo punto: Madrid, en octubre de 2020. Entre medias, se recorrerán los países más remotos del globo promoviendo, con especial foco en los centros escolares, el rechazo a la violencia en todas sus expresiones.

Resulta difícil concentrar todo lo vivido. Pero destacó la intensidad con la que aparecieron ciertos temas. El feminismo como forma de cambio del statu quo, gracias a personas como Nicole Ndongala, coordinadora del Centro para la Formación de la Mujer de la Asociación Karibu. El desarme nuclear con representantes de la organización ICAN, premio Nobel de la Paz en 2017 por su lucha para alcanzar un tratado de prohibición de las armas nucleares. Del activismo político nació la declaración por los derechos del pueblo mapuche, en Chile, texto que fue directamente trasladado a los familiares de los mapuches presos.

Tras dos días compartiendo vivencias con personas a las que le preocupa el “nosotros” más que el “yo”, la humanidad cobró sin duda un color más brillante. Próxima cita: Roma 2020, VI Foro Humanista Europeo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha − 3 = 1

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.