Vecinos y AMPAs demandan un segundo instituto en el Ensanche

La concentración junto a la parcela de la calle de Arte Hiperrealista. Foto: G. Belinchón

Los manifestantes colocaron de forma simbólica la primera piedra de proyecto en la parcela cedida por el Ayuntamiento para este equipamiento

Por Guillermo Belinchón @GuillermoBelin1

Vecinos del Ensanche y de Villa de Vallecas se juntaron el domingo día 11 de abril en una concentración organizada por La Agrupación Ciudadana por la Educación Pública de Villa de Vallecas (ACEPVIVA), colectivo formado por la Asociación Vecinal PAU Ensanche de Vallecas y de todas las AMPAs y AFAs de su barrio, para reclamar a la Comunidad de Madrid la necesidad de construir al menos dos centros educativos de Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional en este desarrollo urbanístico. En el transcurso del acto reivindicativo, los residentes colocaron la simbólica primera piedra del primero de los equipamientos demandados en la parcela municipal cedida para tal fin, situada en la calle de Arte Hiperrealista esquina con Escuela de Vallecas.

“Resulta que estamos en un barrio que supera los 50.000 habitantes, y solo tenemos un instituto de secundaria público, por lo que tenemos un problema importante en la escolarización este año de los niños de primero de la ESO”, explica Susana, integrante del AMPA del Instituto de Educación Secundaria María Rodrigo y miembro de ACEPVIVA.

Según esta plataforma, este problema lleva estando presente desde hace más de 25 años debido a las políticas de la Comunidad de Madrid al priorizar, a su juicio, las administraciones antes la educación concertada que la pública. El único instituto público en el Ensanche es el María Rodrigo, frente a otros cuatro colegios concertados registrados en la zona.

Problemas de distancia y económicos

Tantos los padres como los vecinos buscan incentivar a las administraciones a que fomenten una mayor creación de institutos públicos para los futuros adolescentes del barrio. Además de la escasez de plazas, los progenitores denuncian la amplia distancia entre los domicilios y el instituto público, además del coste económico que supone acceder a los concertados.

“Los niños pasan de Primaria a la ESO con 12 años, una edad muy temprana para que recorran ellos solos la distancia desde sus casas hasta el único instituto público. En mi caso se tarda una hora y eso no puede ser. Lo que queremos es que nuestros hijos puedan acceder a uno más fácilmente”, se lamenta Carlos, asistente a la manifestación.

Junto al problema de la distancia, el factor económico es otro de los grandes impedimentos. Los organizadores de esta protesta consideran que las administraciones empujan a los vecinos a matricular a sus hijos en los colegios concertados debido a la falta de plazas en el público, y eso supone para muchas familias, un grave problema, más con la actual situación de crisis pandémica.

Mayores y pequeños colocaron ladrillos hechos con cartón. Foto: G. Belinchón

En la concentración

Un gran número de vecinos, padres y madres se reunieron en las inmediaciones de la calle de Arte Hiperrealista donde se encuentra una parcela de suelo público cedida por el Ayuntamiento de Madrid para la creación de un instituto público. Los asistentes, muchos de ellos con pancartas, chalecos y cascos de obra para simular el comienzo de la construcción, participaron en las actividades programadas por las agrupaciones promotoras del evento: pancartas en blanco para que los niños escribiesen sus deseos, colocación de lazos verdes en las verjas de la parcela apoyando la educación pública, e incluso entraron dentro del terreno y comenzaron a colocar ladrillos de papel recreando la colocación de los primeros bloques para el futuro instituto.

Junto a los mayores, un gran número de niños los acompañaban en las protestas, algunos de ellos muy conscientes del problema actual: “Ahora en mi colegio como somos tanta gente han tenido que quitar la biblioteca para poder hacer más aulas y que entren más alumnos”, mencionaba uno de ellos.

Para finalizar, los organizadores leyeron un manifiesto que recalcaba las exigencias de los vecinos a las administraciones. Según ellos, no será la última manifestación que tendrán que convocar para que sus necesidades sean escuchadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

+ 4 = 9

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.