Sanidad madrileña: se ha ganado una batalla

 

 

 

[three_fourth last=»no»]

[dropcaps round=»no»]L[/dropcaps]a ciudadanía ha ganado una buena batalla al poder político al forzar al presidente de la Comunidad de Madrid a retirar su plan de privatización de seis hospitales públicos. Sin duda que para ello han sido un factor clave las grandes movilizaciones que desde la denominada “Marea Blanca” se han realizado en este último año y medio. En todo ese batallar, se dio como nunca antes una sintonía, una “comunión”, entre los profesionales de la sanidad y los usuarios, que imprimió a las movilizaciones un sabor bien particular.

En todas ellas se respiraba un espíritu fuerte con sabor a “dignidad”, se luchaba por “dignificar” la sanidad. Todo el trabajo de la Marea Blanca ha sido un trabajo muy bien hecho: las manifestaciones mensuales, los recursos judiciales de los profesionales, la presencia diaria frente a centros de salud y hospitales, la Consulta Ciudadana, donde en una semana votaron casi un millón de madrileños, siendo la respuesta afirmativa a la sanidad pública en un 99%, etcétera. En las páginas 3 y 4 de este periódico informamos ampliamente de todo ello.

Por otro lado, no se puede cantar victoria, no se puede bajar la guardia, pues esta decisión abarca una parcela pequeña de todo el proceso privatizador. Hay que seguir ganando batallas y es imprescindible que los profesionales sigan haciendo seguimiento de los pormenores del avance de la privatización y vayan informando para que se pueda actuar con contundencia en los momentos clave. También conviene preguntarse por qué Ignacio González ha tomado esta decisión. Los dirigentes políticos han de estar calculando mucho cómo hacer para no desgastarse demasiado en estos próximos meses, en los que están en el horizonte varias consultas electorales.

Con esta batalla ganada tenemos un nuevo ejemplo de que “Sí se puede”. Y hay que tener presente que son muchas las iniciativas que desde la base social trabajan día a día en muy diferentes frentes. Todo ello es un trabajo que avanza silenciosamente y que de cuando en cuando “nos dan estas alegrías”. Será de mucho interés ver cómo se va complementando todo este trabajo de la base social con nuevas formas de plantear y de hacer “la política electoral”.

[/three_fourth]

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 6 + 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.