La COVID-19 agrava la vulnerabilidad social en Vallecas

Uno de los grupos de trabajo vecinales

Por Isa Mendi
Vallecas VA da voz a colectivos sociales y a personas que ven cómo la vulnerabilidad social en sus calles y en sus barrios se ha incrementado con la expansión de la COVID-19. Casi dos meses después de que se decretara el Estado de Alarma sanitaria, los propios vecinos continúan organizándose para dar una respuesta a la situación desesperada de muchas familias que siguen sin tener atendidas sus necesidades básicas.

“Nuestro sistema de protección social es de ‘mírame y no me toques’. Miles de personas han perdido su empleo y con ello, las más vulnerables, han pasado del umbral de la pobreza a la pobreza severa y no han encontrado una respuesta de la administración a su dramática situación, convirtiéndose en la viva estampa del desamparo. No han sido las únicas, esto no va sólo de las más precarias, otras con un poco más de desahogo también han caído a lo largo de la cuarentena. No en vano, se calcula que Madrid habrá perdido o perderá en torno a 100.000 empleos, lo que se traduce en algo tan sencillo como dramático, el reto para todas ellas de poner un plato de comida en la mesa”, alerta Enrique Villalobos, presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (Fravm).

  • Enrique Villalobos: “Es evidente que nuestro sistema de protección social es de mírame y no me toques”

“Esta realidad que, a algunos les será ajena entre otras cosas porque buena parte de la información mediática se ha centrado en la evolución sanitaria de la crisis, poniendo muy poco el foco en cómo lo estaban viviendo las familias con menos recursos, si no nos ha superado como sociedad es porque muchas personas desde y/o junto a muchas asociaciones de barrio, han estado desde el minuto cero preocupándose y ocupándose de ver cómo podían hacer para que a nadie le faltase comida, para que nadie estuviese solo/a, para que a nadie, incluidos esos depauperados servicios públicos, les faltase una mascarilla, una pantalla de protección o una bata”, argumenta.

A su juicio, se necesita urgentemente que Comunidad y Ayuntamiento de Madrid atiendan a todas las familias que se han quedado sin recursos. “Se hace imprescindible aparcar los procesos burocráticos Ahora es el momento de atender, más adelante se podrá recabar toda la información que sea necesaria”, señala. Como solución, ve preciso abrir cocinas en todos los distritos, en colegios o centros de mayores; reforzar el personal de Servicios Sociales; anticiparse a las necesidades de conciliación de las familias; y ayudar a la población juvenil que se ha quedado sin trabajo. “Es más que previsible que esta crisis sanitaria se convierta en una profunda crisis económica y social, de la que será muy difícil salir. Ojalá en esta ocasión no nos dejemos a nadie abandonado, como ocurrió en la última”, concluye.

40.000 inmigrantes en Vallecas
El colectivo inmigrante está siendo uno de los principales damnificados y que está sufriendo más el peso de la pandemia, según Andrés Robles, de la Asociación Integrando. “En Vallecas vivimos más de 40.000 personas migrantes. No hay un día que no tengamos noticias de alguien afectado por COVID-19 o de alguna persona conocida que ha perdido la vida. Hace unas semanas un migrante peruano con síntomas de la enfermedad solicitaba apoyo pues estaba alojado de manera precaria en un estudio de la Avenida de la Albufera, necesitaba ropa, tenía alimentos y medios para unos días. La solidaridad vallecana se hizo presente y pudo solventar el momento”, dice. “A pesar de carecer de ingresos, las personas migrantes vienen cumpliendo las medidas sanitarias. No tener papeles implica también vivir con miedos, por ello es urgente la regularización de todas y de todas las personas migrantes. La diferencia entre tener papeles y no tenerlos puede significar la vida. España sería un mejor país si todas las personas que vivimos aquí tuviéramos todos los derechos”, apostilla.

  • Andrés Robles: “La diferencia entre tener papeles y no tenerlos puede significar la vida”

Houda Akrikez, de la Asociación Tabadol que trabaja en Cañada Real, describe cómo se está viviendo el confinamiento en el sector 6 de la antigua vía pecuaria. “Los vecinos hemos estado disponibles desde el minuto cero para colaborar y apoyar voluntariamente en esta gestión junto a las entidades sociales y al Comisionado de la Comunidad de Madrid. Ayudamos a detectar a nuestros mayores con riesgo y colaboramos constantemente en todo lo que se proponga para el barrio y su bienestar. Desde la asociación colaboro en la traducción de las prevenciones y normas de Estado de Alarma al árabe para que la población marroquí entienda el mensaje, en portugués, en rifeño y en rumano porque la riqueza de mi Cañada es su diversidad. Y la nuestra es la integración que vivimos a diario, la unión de vecinos de diferentes nacionalidades y creencias que justo es lo que nos viene a enseñar este virus”, señala. “Como cualquier barrio de Madrid, uno más de la ciudad, nos metimos en nuestras casas con nuestros hijos respetando las normas y, sobre todo, cumpliéndolas con todas las precauciones que nos indicaron Sanidad y el Gobierno”, añade.

Despensas solidarias
La progresiva organización de las redes de apoyo vecinales ha dado lugar al nacimiento de las despensas solidarias en diferentes puntos de los distritos vallecanos como, por ejemplo, en las sedes de los locales de diferentes colectivos vecinales y sociales como la Asociación de Vecinos Nuevas Palomeras y La Horizontal, en San Diego. Isidro es uno de los responsables y voluntarios que trabaja en este recurso habilitado en Palomeras. “Ahora estamos haciendo unos 25 repartos diarios y atendiendo a unas 150 familias y creciendo desgraciadamente”, comenta a este periódico. “Tenemos en torno a 50 personas activas, cooperantes o voluntarios, entre todos los equipos. A nivel económico, llevamos recaudados ya más de 15.000 euros. Toda la labor que estamos haciendo es intergeneracional. Hay gente desde los 20 hasta los 70 años, todos trabajando al mismo nivel, aportando cada uno su grano de arena con una motivación común, que es ayudar a la gente con dificultades del barrio”, afirma.

Para este residente, lo más duro está siendo “la desesperación de algunos mensajes, de gente que jamás había pedido y que ni sabía cómo funcionaban los Servicios Sociales, que no está acostumbrada a verse con la nevera vacía y con perspectivas de nada”. “Frente a esta desgracia, está la satisfacción de poder echar una mano. Cuando te escriben un mensaje al grupo dando las gracias, te mandan fotos de cómo lo han recibido, videos de la compra que le hemos llevado…, pues esa es la parte gratificante y el sentirte útil”, afirma Isidro.

Recaudación de fondos
Otra de las fórmulas elegidas por los vecinos para conseguir aportaciones económicas en estos tiempos tan complicados para los más desfavorecidos es el ‘crowfunding’. El puesto en marcha por la Asociación Vecinal Puente de Vallecas San Diego y la red de apoyo vecinal Somos Tribu VK bajo el lema ‘Crowfunding solidario por Vallekas’, ha logrado ya más de 3.700 euros gracias a la colaboración de más de 62 personas a través de https://www.leetchi.com/c/vallecassequiere. Sus responsables explican que las aportaciones servirán para hacer compras y productos básicos de higiene para los bancos de alimentos del barrio y para demandas puntuales de vecinos y vecinas que han hecho compras a personas que necesitaban una ayuda inmediata. Estos residentes aseguran que los servicios públicos, a su juicio, ya muy mermados despues de anos de políticas de recortes y precarización, no están dando abasto para responder ante las situaciones de vulnerabilidad. “El personal de Servicios Sociales, de Sanidad y de las residencias de personas mayores nos traslada situaciones dramáticas a las que no consiguen responder a pesar de su trabajo incasable de estos días”, señalan.

Por su parte, la Asociación Barró ha lanzado ‘¡Emergencia!, recaudación de fondo familiar para alimentos’, una iniciativa para poder llevar a cabo aportaciones económicas a través del número de cuenta ES91 2100 2956 6002 0002 0503 con el concepto Donativo Alimento Barró. “La situación de confinamiento a la que nos hemos visto abocados tras la declaración del Estado de Alarma provocado por la pandemia está ocasionando grandes problemas en los que siempre han estado los más necesitados. Por ello queremos compartir la urgencia alimentaria a la que nos estamos enfrentando y a la escasez de recursos existentes para asegurar la alimentación a todas aquellas familias que lo necesita”, dice Vanessa Baldominos, coordinadora de proyectos de inclusión de este colectivo que lleva 25 años trabajando con la población vulnerable y en riesgo de exclusión social en Puente de Vallecas.

‘Ahora más que nunca, compartiendo esfuerzos, creando futuro’ es el mensaje que quiere transmitir la Coordinadora Infantil y Juvenil de Vallecas que también ha puesto en marcha una recogida de fondos denominada #compartiendounreto. Para colaborar basta con hacer un ingreso en ES08 2038 1122 6660 0072 5201 con el concepto COVID 19. “Seguimos trabajando para minimizar el impacto que esta crisis tiene en los colectivos con los que intervenimos: desarrollamos acciones de refuerzo educativo telemáticamente, nos coordinamos con centros educativos, compartimos contenidos de ocio, hacemos seguimiento de situaciones familiares,…”, dice el director de este colectivo, Jorge Hermida. “Lanzamos una campaña a empresas y particulares, solicitando cooperación para paliar parte de esta realidad económica tan difícil. En abril hemos repartido tarjetas de alimentación para las familias y seguimos trabajando para conseguir dispositivos electrónicos, conexiones a Internet, material escolar y más ayuda económica”, apostilla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha + 88 = 89

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.