La carga mental, especialmente en Navidad

Foto: Mar Torrado

Por Laura Moreno, coordinadora del Espacio de Igualdad María Moliner

La carga mental que sufren fundamentalmente las mujeres viene derivada del tener que estar siempre pendientes de todo, un esfuerzo de procesamiento de información y de toma de decisiones para conseguir el objetivo de cuidados. No solo poner la lavadora, sino estar pendiente de que haya jabón para ello; no solo hacer la compra, sino tener claro qué se necesita y qué hay que comprar; no solo llevar al colegio al niño o a la niña, sino tener limpia la ropa para ello; no solo poner la mesa, sino pensar qué cenamos… La carga mental se podría reducir teniendo iniciativas para las tareas, no solo esperando a que te lo pidan.

No estamos hablando de “ayudar”, sino de corresponsabilidad en las tareas del hogar.
Algunas de las tareas de cuidado de las que hablamos suponen la garantía de una adecuada alimentación, independientemente de los medios que haya para ello. Lo mismo con la vestimenta o con productos de higiene para la familia en el hogar. Pero también son tareas de cuidados la preocupación por el estado de salud de nuestra familia, física y también emocional, el apoyo en las tareas escolares y de ocio de los menores, y el mantenimiento sano y activo de las relaciones familiares o sociales, como ocurre especialmente en estas fechas navideñas.

La mayoría de las mujeres entran en un estado de carga mental aún mayor que el resto del año durante la época navideña. Desde el mes de noviembre, o incluso antes, ya planea sobre sus cabezas la preparación de las cenas y comidas familiares, la compra de los regalos navideños para toda la familia, la ocupación del tiempo de ocio de hijas/os durante las vacaciones, etc… Todo esto, junto al esfuerzo que supone la gestión económica del hogar para poder llegar a todo. Si comparamos esta situación con la de un gran directivo en una empresa, podríamos decir que las mujeres, a lo largo del año y especialmente en Navidad, programan, prevén, diseñan planes, se adelantan a posibles fallos, tienen en cuenta todos los detalles y a todas las personas y, además, son la mano de obra, cuidan, cocinan, limpian, bajan la basura o son las encargadas de pedir que alguien baje la basura. (Abundancia, 2019 en El Salto ‘La Carga Mental’).

Viñeta del cómic ‘Me lo podías haber pedido’, de Emma Clit, ingeniera informática francesa y feminista

La carga mental afecta a la salud de las mujeres y genera malestar. Finalmente, esta presión convierte esta época en un momento de tensión y de preocupación, con la posibilidad de frustración, tristeza, nerviosismo o ansiedad cuando no se llega a todo o cuando nos presionamos para ello ya que, desde nuestra socialización como mujeres, hemos asumido que estas tareas nos pertenecen y son responsabilidad únicamente nuestra.

Cansancio físico y emocional

¿Por qué las mujeres seguimos estando en un estado físico y emocional de cansancio a pesar de la inclusión de algunos hombres en las tareas de cuidados en el hogar? Aunque se está produciendo un cambio notable a nivel social consiguiendo mayor igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres y reparto de los cuidados, aún hoy la logística, planificación, coordinación y toma de decisiones de los hogares la soportan las mujeres. A pesar de que las mujeres han recorrido un camino hacia la inclusión en el ámbito laboral, los hombres no han realizado el camino contrario hacia su participación en las tareas de cuidados del hogar de forma equitativa.

Como decíamos al inicio del artículo, la corresponsabilidad es la clave para disminuir parte de los malestares de género que sufren las mujeres derivadas de la carga mental. La corresponsabilidad supone un reparto equilibrado de las tareas del hogar y de las responsabilidades familiares, tales como su organización, el cuidado, la educación y el afecto de personas dependientes dentro del hogar con el fin de distribuir de manera justa los tiempos de vida de mujeres y hombres (‘Guía de Corresponsabilidad del Instituto de la Mujer’). Actualmente, la corresponsabilidad es un reto en nuestra sociedad, por lo que se hace necesaria su enseñanza desde los primeros años de la infancia y en el ámbito educativo, además de la implicación de la sociedad (hombres y mujeres en su conjunto), con el objetivo de generar unas masculinidades igualitarias y un cambio real en el reparto de estas tareas de cuidado en las familias.

ACTIVIDADES ESPACIO DE IGUALDAD ELENA ARNEDO SORIANO

Presentación del libro colectivo ‘Vivencias’
Lunes 13 de diciembre, de 18 a 19:30 horas
Para toda la población general. Presencial

Taller ‘Protegiéndoles y apoyándonos frente el acoso escolar’
Martes 21 de diciembre, de 10 a 13 horas
Para toda la población general. Presencial

Taller ‘Collage multicultural de festejos invernales’
Sábado 18 de diciembre, de 10.30 a 13 horas. Presencial.

Mesa emprendedora ‘Comunicación, estrategias de Ventas. Networking para emprendedoras’
Martes 14 y 21 de diciembre, de 11 a 13 horas
Dirigido a mujeres. Presencial

ACTIVIDADES ESPACIO DE IGUALDAD MARÍA MOLINER

Visita a la exposición ‘El jardín de las Delicias’
Jueves 16 de diciembre, de 16:30 a 20 horas
Para población general. Presencial

Decoración navideña de deseos feministas
Martes 18 de diciembre, de 10 a 12 horas
Dirigido a mujeres. Presencial

Derechos de conciliación derivados de la maternidad y paternidad
Viernes 17 de diciembre, de 10:30 a 12 horas
Dirigido a madres y padres. Online

Comunicación no verbal en las entrevistas de trabajo
Martes 21 de diciembre, de 10:30 a 12 horas
Dirigido a mujeres. Presencial

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha − 1 = 5

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.