Aumenta vandalismo en el Centro Deportivo Municipal Cerro Almodóvar

Trabajador del centro mirando la reja "forzada" por los gamberros. Foto: J.C. Saire

Escribe: Juan Carlos Saire.

Las piscinas del Centro Deportivo Municipal Cerro Almodóvar no solo atraen a los vecinos de Santa Eugenia durante el verano, sino también a los jóvenes gamberros, quienes con tal de no pagar la entrada, como hacen todos los usuarios, se dedican a abrir las rejas o tirarlas con los coches para sortear la vigilancia de los cuidadores.

Pero la cosa va más allá, según han relatado a VallecasVA dos trabajadores del centro. Una vez dentro algunos de ellos se dedican a robar y amedrentar a los usuarios que tranquilamente disfrutan del sol. “Y si les dices algo, te amenazan o se abalanzan contra ti porque son muchos. A veces también te esperan a que salgas del trabajo”, señala uno de ellos.

Y es que la situación ha pasado de algunos jóvenes que saltan las vallas, a llegar “hordas” que no se pueden controlar, según denuncian los trabajadores, quienes temen por su integridad. Cuentan además que las gamberradas no solo se limitan al horario de apertura, ya que por las noches muchos de ellos también entran a la piscina y hasta hacen botellón en el lugar.

“Los compañeros que llegan por la mañana se encuentran todo lleno de mierda, botellas, incluso han llegado a encontrar chicos borrachos”, indica. Según comenta Carrión Palomo, representante de la Asociación de Vecinos “La Colmena” de Santa Eugenia, en algunos casos atan cadenas a las rejas y las tiran con coches, lo que daña el mobiliario del centro. “Y cuando la Policía los detiene como excusa dicen que sus padres están en paro y no tienen dinero para pagar la entrada”, precisa.

Los trabajadores ya están cansados de esta situación que con la llegada del verano empeora, no solo porque tienen que trabajar el doble para arreglar los desperfectos y limpiar los desperdicios que dejan por las noches, sino también porque temen por su seguridad.

Sanción

El pleno del Ayuntamiento de Madrid aprobó un nuevo reglamento en el que se contempla estos temas. A partir de ahora colarse en una piscina municipal o agredir verbalmente a su personal puede suponer una multa de hasta 1.500 euros. También las faltas muy graves como el uso inadecuado de las instalaciones, deterioro relevante de las infraestructuras de los centros, o la agresión física a su personal, supondrán una multa de 3.000 euros. La multa por utilizar reproductores de música sin auriculares o comer fuera de las zonas habilitadas para ello será de 750 euros.

En el caso de las faltas muy graves, se podrá sustituir la sanción económica con la prohibición de entrada al centro, incluso hasta por cinco años. La normativa entrará en vigor recién en septiembre de este año.

1 Comentario

  1. Yo suelo acudir a esta pisicina en verano y todos sabemos que estos «gamberros» son gitanos y en piscinas como la del «polideportivo palomeras» o la que esta detrás del campo del Rayo han echo que sea un asco acudir a estas piscinas, ya que te pueden roban en cuanto tengas un descuido.Obligando a que alguien siempre permanezca cerca de las toallas para evitar los robos, ademas que se ponen a cantar como si fuera su casa, dejan su zona llena de basura y algunas otras cosas que al resto de los usuarios nos molestan ya que su comportanmiento es digno de gente incivilizada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 9 + 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.