Una versión diferente del clásico de Lope de Vega

Los actores saludan al término de la función. Foto: P. Lorenzo

Por Pedro Lorenzo (OVK)

‘Lo fingido verdadero’. Texto: Lope de Vega. Dirección: Lluís Homar. Reparto: Silvia Acosta, María Besant, Montse Díez, Israel Elejalde, Miguel Huertas, J. Ramón Iglesias, Ignacio Jiménez, Álvaro de Juan, Jorge Merino, Aisa Pérez, Paco Pozo, Arturo Querejeta, Verónica Ronda, Ania Sánchez y Eva Trancón. Teatro de la Comedia hasta el 27 marzo.

Tragicomedia que Lope escribió hacia 1608 y que, junto con ‘Hamlet’ de Shakespeare y el ‘Improptu de Versalles’ de Molière, constituye una trilogía sobre el teatro dentro del teatro en el siglo XVII.

Transcurre en forma de tríptico, con tres partes o jornadas diferentes en las que cada una es en sí un género teatral diferente.

Drama histórico, el primero. Luchas de poder y traiciones hasta llegar al poder el emperador Diocleciano. Arturo Querejeta, hijo de un esclavo que da vida a un guerrero con su ejército hambriento, a quien un día, tras darle una hogaza de pan, Camila (María Besant) le hace una profecía de que un día gobernará. Se desata una tormenta espectacular y Aurelio Caro (Montse Díaz) es asesinado, haciendo un conmovedor monólogo mientras expira su vida.

En la segunda, comedia de capa y espada, el césar pide al actor más famoso del Imperio, que represente una obra que mezcle ficción y realidad. Sube a escena Ginés (Israel Elejalde) hasta entonces en el patio de butacas y le ofrece una panoplia de temas para representar, propias y ajenas. Tras un extraordinario monólogo, hace una de amor para expresar sus celos a la actriz Marcela (Aisa Pérez) que está enamorada de otro actor, Otavio (Ignacio Jiménez), huyendo al final ambos enamorados. Ginés, en su interpretación de la comedia de amor llega a llamar por su nombre real, y no por el de su personaje, lo que desconcierta a Diocleciano.

En el tercer acto o jornada de santos, el gran actor Ginés finge un bautismo con tanto realismo que se convence a sí mismo y eso le depara unas consecuencias funestas.

Se cumple así la verdad del teatro de todos los tiempos que eleva lo fingido a verdadero. Esa es la esencia de la representación del actor. Es esta una obra paritaria en la que un elenco de ocho actores y siete actrices dan vida a más de 30 personajes travistiendo los papeles.

Es un montaje sobrio, pero efectivo con un vestuario actual, monólogos maravillosos y una dicción del verso que, a través de su musicalidad es a veces imperceptible, y se hace prosa, responsabilidad de Vicente Fuentes. La iluminación, así como la dirección, son sobresalientes. Una obra diferente de Lope, donde no sobra nada, lo tiene todo. Magnífica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 81 − 73 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.