Repensando la organización de los cuidados en Vallecas

A3CALLES insiste en que las situaciones de vulnerabilidad se han agravado con la crisis sanitaria

Por A3CALLES Cuidados en Territorio

Volvamos a poner sobre la mesa la desigualdad, invisibilidad, precariedad en los cuidados y la necesidad de repensarlos. Que las medidas que se pongan no sean solo cortoplacistas, sino que conduzcan a nuevas políticas públicas y a crear y fortalecer iniciativas ciudadanas, solidarias y cooperativas, que pongan en el centro a las personas y “nadie se quede atrás”.

En estos momentos tan convulsos se evidencia, una vez más, que los cuidados son esenciales en la vida y que iniciativas como A3CALLES Cuidados en Territorio son necesarias y tienen sentido.

¿Cómo está el patio? Muchas de las realidades de vulnerabilidad no las ha creado el virus, ya existían, pero, estos días hemos experimentado lo que es verdaderamente necesario e imprescindible. Hemos constatado lo que no se puede dejar de hacer y evidenciar quién lo hace y en qué condiciones.

Sabemos de sobra quienes vivimos en la Vallecas obrera, opuesta por tradición al orden social establecido y contestataria de ayer y de hoy, que más de la mitad actual de nuestras vecinas y vecinos son menores de edad, población envejecida, personas atravesando enfermedades o con diversidad funcional reconocida, que requieren de cuidados, porque les falta o han perdido su autonomía física, mental o psíquica, y por ello, demandan ayudas y asistencias personales de parte de su familia, terceros, o del sistema de servicios sociales. 

También sabemos, agudizado por las circunstancias extraordinarias de la emergencia, de la fragilidad de los sistemas y mecanismos de cuidados y conciliación y de las situaciones de vulnerabilidad en la que nos encontramos amplios sectores de la población. Así mismo, nos damos cuenta de que gran parte de los cuidados, ya sean profesionales o informales, los ejercen mujeres. Se está contando con un colectivo de trabajadoras de hogar y cuidados a las que se mantiene en condiciones de vulnerabilidad e infra protección. El momento actual nos lo muestra y evidencia de forma más agudizada.

Por suerte, también estamos viendo cómo la sociedad civil organizada en muy poco tiempo estamos siendo capaces de articularnos y generar estrategias comunitarias. El trabajo y la creatividad puesta al servicio del bien común. Este volcán de solidaridad y comunidad es necesario, disuelve las individualidades y hace a las personas conscientes de nuestras capacidades individuales y colectivas. Sin restar importancia a los lazos solidarios de la comunidad, el coronavirus está dejando al descubierto las carencias, la responsabilidad de lo público, la necesidad de repensar los cuidados… alternativas que pongan el valor central en los cuidados, entendidos como todos esos trabajos cotidianos vitales que permiten el bienestar físico y emocional de las personas, tanto a quién los recibe como quien los da. 

Una alternativa

En el año 2019 se empezó a gestar en Vallecas una iniciativa ciudadana para responder a diversas situaciones y necesidades que giran en torno a los cuidados. Más de 50 vecinas y vecinos de Vallecas trabajamos para fortalecer iniciativas colectivas y cooperativas que aseguren que los cuidados se reciban y realicen respetando los derechos laborales y la seguridad de las trabajadoras. Planteamos que la igualdad de trato debe comenzar rompiendo las relaciones asimétricas de poder y materializarse en la igualdad de oportunidades y equiparación de derechos. Y que la atención de calidad parta de la cercanía, desde la proximidad territorial, recuperando las relaciones interpersonales y mejorando la calidad de vida del barrio. Trabajamos en la comunidad promoviendo y fortaleciendo el entramado vecinal existente.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha − 4 = 1

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.