Preparar la vivienda para el invierno

El cambio climático es una realidad. Con un verano con temperaturas más altas de lo habitual, cabe suponer que podemos sufrir olas de frío este invierno que pueden disparar nuestras facturas eléctricas o de gas.

La mayoría ya hemos puesto la calefacción este año, pero puede que no tengamos un sistema eficiente. Para que funcione perfectamente es necesario que se le haga el mantenimiento básico. No nos referimos solo a la revisión de la instalación realizada por un especialista, sino también a purgar los radiadores. Si un radiador acumula aire dentro puede aumentar el consumo entre un 10% y un 20%. Además, se evitarán pequeñas averías que acortarán la vida útil de nuestras instalaciones.

Para evitar que el consumo se dispare, mantén una temperatura de 21º en casa, así la diferencia con el exterior será menor y tu salud sufrirá menos con los cambios. Si tu instalación te lo permite, regula la temperatura de las habitaciones según el uso que. Por ejemplo, si solo usas la cocina en el momento de preparar la cena, puedes tener más bajo el termostato, pues el uso de la vitrocerámica o del horno ayudará a subir unos grados la habitación. 

Otro de los errores por los que se desperdicia mucha energía es por ventilar la vivienda demasiado tiempo. Puedes ventilar una habitación durante 10 minutos y debes evitar que se formen corrientes.

Muy frecuente también es cubrir los radiadores. La lógica nos dice que así se secará antes la ropa o tendremos más calientes las toallas, y en realidad se paga un coste extra.

Si en tu vivienda hay fugas de aire, pero no puedes permitirte sustituir las ventanas, puedes usar espuma para rellenar el marco de la puerta y ventanas, así como añadir burletes. 

Aprovecha las horas de sol. Cuando incida en tu vivienda sube las persianas y abre las cortinas para que pueda aumentar unos grados la temperatura del interior. Por el contrario, al atardecer, baja las persianas para evitar fugas de calor.

Si tienes que renovar la calefacción o estás pensando en instalarla por primera vez, invierte en sistemas eficientes que te permitan regular la temperatura en cada habitación e incluso hacerlo a través de tu smartphone. La calefacción por suelo radiante es la más eficiente, pero su instalación es más costosa que la tradicional de radiadores. Tanto por reducir tu factura como por el medio ambiente, vive el encanto del invierno y no renuncies a una manta en el sofá.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha − 2 = 5

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.