La ‘guerra de las basuras’ se da una tregua

La cabecera de la manifestación del 17 de noviembre

El Ayuntamiento continúa sin decidir si acepta o rechaza tratar en Valdemingómez los residuos de la Mancomunidad del Este

Por Isa Mendi / Vallecas VA 

La oposición vecinal a la posible llegada de 200.000 toneladas anuales de basura a Valdemingómez procedentes de la Mancomunidad del Este sigue en la calle y en las redes sociales. Mientras, el Consistorio de la capital, con dos propuestas de rechazo aprobadas en el Pleno de Cibeles, continúa sin decidirse mientras el tiempo apremia y se estiran los plazos hasta finales de diciembre para clausurar el ya de por sí abarrotado vertedero de Alcalá de Henares y las obras siguen sin finalizar en las futuras instalaciones de tratamiento de Loeches.

En torno a 2.500 vecinos de Villa de Vallecas salieron en manifestación el pasado 17 de noviembre, la segunda en menos de un mes, detrás de la pancarta de ‘No a los residuos de la Mancomunidad del Este’. Casi a renglón seguido, se puso en marcha una nueva recogida de firmas, que se unen a las más de 5.000 presentadas ante la Comunidad de Madrid, en esta ocasión a través dela plataforma Change.org. Al cierre de esta edición y en apenas una semana, la Asociación Vecinal PAU Ensanche de Vallecas, promotora de esta iniciativa, consiguió recabar más de 2.000 apoyos. En el texto de esta campaña exigen al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, que cumpla lo acordado en el Pleno del Ayuntamiento en diciembre de 2018 y en octubre de 2019 y comunique a la Mancomunidad del Este y a la Comunidad el ‘no’ a la posibilidad de traer los residuos; y a la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, le instan a que busque alternativas a dicha posibilidad dentro del territorio de la Mancomunidad del Este.

“Vallecas no puede ser el vertedero de la Comunidad de Madrid y la Mancomunidad del Este tiene recursos y opciones suficientes para gestionar sus residuos. Deben hacerse cargo de sus responsabilidades”. Con estas palabras resume Enrique Villalobos, presidente de la Federación Regional de Asociaciones de Vecinos de Madrid (Fravm), el sentir de los residentes de Puente y Villa de Vallecas. “De momento el tema sigue parado. Vamos a hacer charlas informativas y a buzonear octavillas con el objetivo de informar a la gente y mantener la presión”, dice la presidenta del colectivo ciudadano del Ensanche, Rosa Pérez. “Las administraciones llevan un año ganando tiempo y las movilizaciones están surtiendo efecto”, considera.

A nivel político, el regidor de la capital no se ha pronunciado definitivamente aunque en su día dijo que en el caso de verter en Madrid, se haría en función de un convenio regulador y de una contraprestación económica. Más clara es, hasta el momento, la posición de la vicealcaldesa y socia de Gobierno del PP en el Consistorio, Begoña Villacís (Cs), que se opone frontalmente a la llegada de más desperdicios a Valdemingómez. Y por si fuera poco en este puzzle de intereses políticos, el PSOE aparece dividido. A nivel regional apoyan la pretensión del alcalde de Alcalá de Henares, el socialista Javier Rodríguez Palacios, de verter en Vallecas. En cambio, a nivel municipal se oponen. Esta situación provocó la dimisión “por coherencia” del secretario de la agrupación de Villa de Vallecas, Ignacio Benito, como miembro de la Ejecutiva regional donde ocupaba el cargo de secretario de Patrimonio y Artes.

Apoyo: Dossier vecinal

La AV PAU Ensanche de Vallecas ha elaborado un dossier para explicar su postura ante lo que consideran una amenaza contra la salud de las familias de su barrio. A modo de resumen, explican que la llegada de más basura a unas instalaciones que ya tratan los residuos de toda la capital y de los municipios de Arganda del Rey y Rivas-Vaciamadrid agravaría la situación en una zona en la cual, explican, se triplica ya la cantidad de dioxinas y furanos respecto a una calle del centro de Madrid. Recuerdan, además, que 1.000 niños nacen de media al año en el barrio y que más de 700.000 madrileños viven en el radio de 10 kilómetros a la incineradora. “Esta situación supone un enorme riesgo para la salud de decenas de miles de familias que llevan años de lucha y padeciendo olores y riesgo real de sufrir múltiples tipos de cáncer”, concluyen.

Por último, hablan de que la dejadez en la gestión de los residuos por parte de la Comunidad y de las mancomunidades pone en riesgo todo lo conseguido hasta ahora en Valdemingómez por los movimientos vecinales y ecologistas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 3 + 7 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.