La represión, otra vez…

EDITORIAL

Nuevamente este mes de junio se ha caracterizado por las movilizaciones sociales. Entre ellas, dos temas de gran relevancia: el trabajo y la sanidad.

A principios de mes, una veintena de parados y vecinos se hacían eco de la propuesta de la Asamblea de Parados de Fontarrón de acampar en el “parque de las tetas”. Su primera intención era mantener la acampada durante una semana como acción simbólica para seguir haciendo visible la situación de creciente deterioro del trabajo entre los vecinos del barrio, y después de esa semana decidirían cómo continuar la movilización. Pero no se permitió que llevaran a cabo su acción de denuncia, siendo desalojados por un desproporcionado dispositivo policial pese a que no habían supuesto ningún inconveniente para nadie en el barrio. Una vez más, la respuesta por parte de la Delegación de Gobierno ha sido la represión.

Igualmente ha sucedido con las acciones en contra de la privatización y futuro cierre de varios centros de salud en Vallecas. En el Centro de Especialidades Federica Montseny se realizó una concurrida asamblea dentro del centro y un encierro en el mismo por parte de vecinos que apenas duró unas horas, con un saldo de 14 personas detenidas durante el desalojo. Al día siguiente se decidió salir en manifestación de protesta, y más de 700 personas recorrieron la Avda. de la Albufera, terminando en la Plaza Vieja, donde al final de la pequeña asamblea improvisada la policía zarandeó y tiró a participantes en la misma.

Cada vez que la gente de Vallecas hace algo, la reprimen. Esto viene ocurriendo de continuo en los últimos meses. Y si Vallecas se caracteriza por algo, entre otros valores, es por la solidaridad y la unión. Por ello, cuando reprimen de esa manera a unos vecinos, nos están reprimiendo a todos. Porque los afectados no están aislados: son nuestros jóvenes, nuestra sanidad y nuestros parados, así que realmente somos todos junto a ellos.

La lucha social sigue en aumento, como no podía ser de otra manera. Y en los próximos meses, sobre todo a la vuelta del verano, seguirá creciendo desde todos los ámbitos sociales. A la par, van apareciendo nuevas propuestas organizativas y llamamientos a que sea desde los vecinos que se vaya creando una organización fuerte. Este reto tenemos por delante: la lucha, la solidaridad y la resistencia son necesarias, al igual que la organización para poder incidir significativamente en lo político y transformar a corto plazo esta situación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 53 − = 52

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.