La huelga consigue la retirada del ERE en limpieza viaria y jardinería

Huelga limpieza

Huelga limpiezaROBERTO BLANCO TOMÁS

En la tarde del 17 de noviembre, tras alcanzarse un acuerdo entre las empresas concesionarias del servicio de limpieza viaria y de jardinería de Madrid y los representantes de los trabajadores, era desconvocada la huelga indefinida que había paralizado el sector desde el 5 de noviembre. El motivo fundamental para este paro, convocado por UGT, CCOO y CGT y apoyado por todos los sindicatos con representación, era el Expediente de Regulación de Empleo planteado por algunas de las empresas adjudicatarias de los contratos de estos servicios en Madrid. En este sentido, los trabajadores advertían sobre “la situación catastrófica a la que están llevando, tanto el ayuntamiento de Madrid como todas las empresas concesionarias, al sector, a todos sus trabajadores y al servicio que se presta a la ciudadanía” de la capital, según nos comentaban desde CGT Limpiezas Madrid.

Visto en conjunto, la argumentación resulta bien lógica: si los servicios ya estaban saturados por falta de personal, con el ERE planteado —que habría supuesto el despido de 1.134 trabajadores— este problema se agravaría notablemente, dificultando de forma sensible su mantenimiento. Parece evidente que con menos personal se llega a menos sitios y en menor medida. Finalmente, el acuerdo alcanzado supone la eliminación de dicho ERE. En su lugar, se ha aprobado un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) de 45 días al año hasta 2017, además de bajas voluntarias con una remuneración de 30 días por año trabajado y excedencias voluntarias a 5 y 10 años con indemnizaciones que serán, respectivamente, del 50% y del 75% del salario bruto.

Cabe destacar la unidad demostrada por trabajadores y sindicatos del sector en defensa de sus derechos y del servicio público, sin duda la clave a la hora de conseguir este acuerdo. Ante el deterioro de la situación, los trabajadores escogían la huelga como herramienta para oponerse a los recortes del Ayuntamiento en jardinería y limpieza, a todos los EREs anunciados por las empresas y a los recortes salariales planteados por la patronal, y exigir el mantenimiento del empleo y las condiciones laborales de todos los trabajadores del sector que prestan sus servicios para el Ayuntamiento y el cumplimiento de todos los acuerdos suscritos entre las empresas adjudicatarias y los representantes legales de los trabajadores. Todos estos objetivos han sido conseguidos por los trabajadores gracias a su unidad: “Si no hubiera sido así, no habría podido ser”, confirman.

Recapitulando, desde CGT se apunta a una gestión defectuosa por parte de los agentes públicos y privados como raíz de esta lamentable situación: “si los servicios públicos tienen que ser gestionados por empresas privadas, el Ayuntamiento está asumiendo su incompetencia, y no olvidemos que para eso no se les ha votado y cobran el sueldo que cobran. Si no son capaces de gestionar lo público, que se vayan. Y si las empresas no son capaces de realizar los servicios por las ofertas temerarias que nos llevan a toda esta situación, que no se presenten y que abandonen los contratos”. Así, la responsabilidad no solo sería de las empresas, que para hacer más competitivas sus ofertas habrían rebasado el límite de lo sostenible, sino también del Ayuntamiento, por aceptarlas sin garantizar unos mínimos de cumplimiento de un servicio público básico.

Vallecas, con la huelga

La solidaridad vecinal, un factor de primera importancia.
La solidaridad vecinal, un factor de primera importancia. /Foto: CGT Jardinería

Esta lucha de los trabajadores ha estado muy presente en Vallecas, donde diversas entidades y colectivos como Vallecas por lo Público, la Coordinadora de Asociaciones de Vecinos de Puente y Villa de Vallecas, las asambleas del 15M o los trabajadores de UPS Vallecas han expresado su solidaridad con la misma, llevándose a cabo en el barrio diversas movilizaciones y actos informativos sobre la huelga. Asimismo, la Red Solidaridad de Villa de Vallekas organizaba un concierto y abría una cuenta para ayudar a los huelguistas a resistir. No podía ser de otro modo en un barrio como éste, obrero y solidario.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 + 6 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.