La historia de Vallecas con josé Molina

El autor, en la sede de Vallecas Todo Cultura. /FOTO: R.B.T.
El autor, en la sede de Vallecas Todo Cultura. /FOTO: R.B.T.

ROBERTO BLANCO TOMÁS

José Molina Blázquez se confiesa “estudioso y amante de las cosas de Vallecas”. Este vallecano, vinculado al movimiento vecinal desde 1968, actualmente reparte su tiempo entre su asociación de vecinos y Vallecas Todo Cultura, impulsando actividades culturales y sociales en el barrio. Hemos hablado con él con motivo de la reciente publicación de una versión actualizada de su Historia y origen de las calles y lugares públicos de Vallecas.

¿Qué podrá encontrar el lector en tu libro?

Es la reseña de seiscientas y pico calles de Puente y de Villa de Vallecas. Ambos distritos tienen muchas calles, y ahora con el Ensanche se han sumado casi 100, que son las que incorporo con algunas más de las que se han creado en Villa y Puente. En total yo creo que está el 99% de las calles de Vallecas. Se han incorporado asimismo voces nuevas, se han mejorado algunas de las antiguas, y ha habido gente que ha aportado información y fotografías… Esto también es una llamada a que la gente que tiene algo de memoria también la aporte: tengo la conciencia de que lo que no está escrito y publicado se pierde…

¿Algo que destacar de lo nuevo?

Algunas calles nuevas son muy curiosas… Han incorporado todas las tendencias de la pintura: cubismo, fauvismo, arte pop… Y luego hay personajes como la princesa de Kapurtala, una madrileña que se llamaba Anita Delgado y vivía con sus padres en un café cantante aquí en Madrid. A propósito de las bodas de Alfonso XII, vinieron todas las casas reales, entre ellas el marajá de Kapurtala, que la noche antes se fue de juerga al café cantante donde cantaba ella y su hermana, y se quedó prendado de la chica. Tanto es así que terminó la boda, se fue a París, y desde allí le mandó una carta reclamándola para casarse… Como entre los asiduos visitantes al café estaba Valle-Inclán, éste le redactó la respuesta, y se casaron y fueron felices durante un tiempo. También se ha hecho un reconocimiento de personajes como Adolfo Marsillach, Tarancón, Antonio Gades, lo que da una cierta relevancia a nuestro callejero: tiene muchísimos escritores, pintores, músicos, historiadores… Simplemente siguiéndolo se podrían dar clases, hacer rutas…

¿Algún lugar al que tengas un cariño especial?

Sí hay cosas que me han costado más… Por ejemplo, el párroco Emilio Franco, por la forma en que lo descubrí… Aquí nadie tenía información de este señor, ni en su antigua parroquia, la de San Ramón, y me fui al archivo diocesano, donde me encontré con un deán que estaba de bibliotecario. Me sacó un legajo enorme, que estuvimos viendo toda una mañana, y así reconstruí la vida de este señor. Fue un ejemplo del conflicto entre la Iglesia y el Estado en el tema de la educación, y hubo cosas muy curiosas en su vida.

También está la gente que he conocido personalmente, como Rafael Fernández Hijicos, que fue presidente de la asociación de vecinos de Palomeras Altas y buen amigo, y que se murió con cuarenta años y fue un ejemplo de superación. Era un obrero de la construcción que estaba trabajando en Agromán, no sabía leer ni escribir, y el tío se vio de repente con el tema del Plan Parcial de Remodelación de Vallecas, se puso al frente de la asociación, aprendió a leer y escribir, y fue un auténtico dirigente del barrio: negociaba con la Administración, convencía a la gente y era capaz de interpretar unos planos, y antes no sabía hacer nada de eso… Para mí es un ejemplo vital…

Hay en nuestro callejero mucha gente que es un símbolo de la historia de este país, y hay mucha que lo es de la historia de Vallecas. Lo que más siento es que hay calles que sabemos que han cogido el nombre del antiguo propietario de los terrenos, y no tenemos mucha noticia de ellos. Espero que, si se da una tercera edición, se puedan incluir algunos nombres más.

¿Algún otro nombre que te parezca importante destacar?

Amós Acero, otro personaje a recordar en el barrio: maestro de escuela con una vida familiar muy sencilla, que se vincula al Partido Socialista de la época y cuando es elegido alcalde lo primero que hace es dar un impulso a las escuelas. Crea cinco colegios nacionales en Vallecas, crea escuelas infantiles, monta un porrón de bibliotecas y después desarrolla experiencias educativas de avance, como las colonias de verano, las comidas en los colegios… Cosas que en ese momento, los años treinta, son auténticas revoluciones.

¿Dónde se puede conseguir el libro?

Vamos a intentar que lo tenga todo el mundo, pero de momento lo podéis conseguir en Muga, en La Esquina del Zorro, en la Librería Palomeras, en Vallecas Todo Cultura… Va a estar en la feria del libro, en la caseta de Muga y alguna más, y estamos viendo también si se puede distribuir en algún gran almacén como Leclerc o el Centro Comercial Albufera.

‘Historia y origen de las calles y lugares públicos de Vallecas’
José Molina Blázquez. Vallecas Todo Cultura, 2014. 195 págs. 10€.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 23 + = 24

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.