La calle es hoy avenida

EDITORIAL.

Sin duda, el tema que caracterizará al mes de abril en Vallecas es la decimosexta edición de Vallecas Calle del Libro, que tendrá lugar entre los días 16 y 30. Como cada año, un sinfín de actos de todo tipo celebrarán en el barrio el libro y la lectura, y animarán a todos los vallecanos que aún no hayan descubierto el placer de dejarse atrapar por las páginas de alguno de estos “amigos fieles”, en papel o electrónicos, a probarlo… Que, como todo el mundo sabe, es el primer paso para rendirse incondicionalmente a la tentación.

Dieciséis ediciones ya de esta maravillosa iniciativa, dinamizada por Vallecas Todo Cultura y en la que participan todas las entidades que tienen algo que ver con la cultura en el barrio (colegios, escuelas infantiles, institutos, asociaciones de vecinos, AMPAs, bibliotecas, centros culturales, asociaciones de inmigrantes, de jóvenes, escuelas de adultos, colectivos poéticos y literarios, librerías, medios de comunicación local, parroquias, coros, grupos de teatro, de música…), que recibió en 2004 un merecidísimo Premio Nacional de Fomento de la Lectura. Y cada año consigue sorprendernos con nuevas ideas y actos que consiguen a la perfección el equilibrio entre “ameno” e “interesante”. Manteniendo el formato habitual, este año la figura homenajeada será la poetisa Angelina Gatell; además, VCL nos acercará a la obra de Gabriel García Márquez, Ana María Matute y Juan Ramón Jiménez —y muy especialmente a su entrañable Platero—; y los países, cuya cultura no es demasiado conocida por estos lares, a los que nos transportará serán Senegal y Mali.

Como sabéis, Vallecas VA acostumbra a felicitarse en el editorial de las iniciativas sacadas adelante por los vecinos con esfuerzo e ilusión. En este aspecto, Vallecas Calle del Libro hace tiempo que alcanzó el carácter de símbolo. Y entendemos que esta fiesta de la cultura ha llevado su bandera un paso más allá, convirtiéndose, al menos en nuestra opinión, en una de las citas culturales más importantes de la ciudad de Madrid. Esto, en un barrio trabajador como Vallecas, es todo un hito: las grandes citas culturales suelen estar en los centros de las ciudades, y traer la cultura a los barrios en estas proporciones —y mantenerlo durante década y media creciendo de año en año, de tal modo que la “calle” es hoy más bien “avenida”— se nos antoja revolucionario; pura justicia social.

Por todo ello, felicidades, gracias… y muchas veces…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha − 3 = 5

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.