Conflicto en la Federación de Peñas del Rayo Vallecano

Rayo Vallecano
Momento de la tensa reunión mantenida en las oficinas del Club. (Foto: L. Herrera)
Escribe: Antonio Luquero.

Los fantasmas del pasado rondan de nuevo entre las peñas rayistas. La unión de las mismas, que se plasmó hace seis años con la creación de la Federación de Peñas del Rayo Vallecano, acaba de saltar hecha añicos al decidir cinco de ellas abandonar la asociación.

El desencadenante de la ruptura ha sido una reunión convocada por el Rayo, destinada a comunicar a la Federación de Peñas sus gestiones sobre la retirada de vallas del estadio, y las propuestas para mejorar el acceso a la instalación de personas con movilidad reducida.

Momentos de tensión
Tras un tenso diálogo entre Fernando Vega -arquitecto del Club-, el gerente Jesús Fraile, el presidente de la peña Discapacitados Antonio Castilla y el presidente de la Federación Francisco Peco, presidentes y socios de algunas peñas mostraron su desacuerdo con el tono que tomaba la reunión, y entregaron a Peco unas cartas de renuncia -previamente preparadas- para salir de la Federación.

Momentos antes, el propio Peco había anunciado que debía abandonar la sala porque había quedado en reunirse con otras personas manifestando, además, que habían acudido a la cita “engañados con el señuelo de que estaría Carlos Cansino”, delegado de seguridad, quien finalmente no apareció.

Peco salía de la sala con las cartas de renuncia en la mano, y el final, por el momento, de la buena armonía en el seno de todas las peñas. Armonía relativa, pues desde hacía días se venían escuchando comentarios de que algo parecido podría suceder.

Pero volviendo a los inicios de la reunión, el arquitecto de Nueva Rumasa, Fernando Vega, informaba a los presentes sobre la mejor solución para retirar las vallas, consistente en “eliminar dos filas de asientos por cada uno de los laterales, lo que supondría perder aproximadamente 850 asientos”. Para ello, y según Vega, habría que “retranquear la actual ubicación del vallado y poner una barandilla, logrando mayor distancia entre el terreno de juego y el graderío”.

El coste total de esta operación rondará los 300.000 euros, siendo el principal escollo para la ejecución de la obra su financiación, al considerar el Rayo que no debe hacerse cargo de este gasto por no tratarse de una obra de conservación y mantenimiento. Para ello, se han iniciado las gestiones con el Instituto Madrileño del Deporte (IMDER) a fin de que ellos acometan la obra, o bien garanticen la subvención para que el Rayo pueda ejecutarla.

En cualquier caso, podría hacerse en mitad de la actual temporada “en actuaciones de 15 en 15 días, lo que llevaría a unos tres meses en total. La obra tiene una cierta complicación porque la maquinaria no puede entrar en el césped. Además, cada zona que se abra debe quedar totalmente terminada para el siguiente partido en Vallecas, en lo que afecta al graderío”, añade Vega.

Menos dinero
Según el gerente Jesús Fraile. “Hasta hace tres años recibíamos entre 20 y 30 millones de pesetas (de 120.000 a 180.000 euros) para mejoras de obras, pero ese dinero dejaron de dárnoslo de la noche a la mañana. La idea de todas formas en un futuro es si el Rayo sube a Primera intentar ir a un nuevo estadio, porque este en cuanto llueve se inunda todo, está muy obsoleto”.

En cuanto al tema de los minusválidos se trató con Antonio Castilla, presidente de la Peña Discapacitados, de las tres opciones que el Rayo propone, siendo la de mayor consenso aquella en la que serían ubicados junto a la puerta nº 1, cuya entrada es más ancha, tiene una rampa de acceso adaptada y, además, permitiría instalar un techado independiente que pudiera proteger a estos aficionados de las inclemencias meteorológicas.

¿Y EL CLUB QUÉ OPINA?
Tras los últimos acontecimientos sucedidos en el seno de la Federación de Peñas rayistas, VallecasVA se ha puesto en contacto con el Club franjirrojo con el fin de poder recabar su opinión. Desde el mismo, han declinado nuestro ofrecimiento argumentando que el deseo del Rayo es mantenerse al margen del conflicto, alegando que se trata de un hecho interno que las propias peñas deben resolver. Eso sí, el Club manifiesta su decisión de “reconocer a todas las peñas”, en clara alusión a aquellas que han abandonado la Federación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 9 + 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.