Benito Pérez Galdós y Vallecas 

El célebre escritor es el invitado de honor en la XXI edición de Vallecas Calle del Libro

Por Pepe Molina/Vallecas Todo Cultura

Benito Pérez Galdós, cuyo centenario se celebra en este 2020, es el invitado de honor en la XXI edición de Vallecas Calle del Libro. Que uno de los escritores más representativos de la literatura española, notario de la realidad española de los siglos XIX y XX, sea un gran desconocido para una gran mayoría de españoles, es algo que nos tendría que preocupar, cuando no, avergonzar por seguir permitiendo tamaña incultura.

Reconocido por muchos escritores y críticos como un segundo Cervantes, el escritor Benito Pérez Galdós es un ejemplo de sentimiento y sensibilidad social, cultural y política.

Sus obras más conocidas, lo han sido por sus versiones cinematográficas o televisivas: ‘Fortunata y Jacinta’, ‘Misericordia’, ‘Nazarín’, ‘Miau’, ‘La de Bringas’, ‘Doctor Centeno’, ‘Tormento’, ‘Memorias de un desmemoriado’, ‘La Fontana de Oro’ y, sobre todo, por sus ‘Episodios Nacionales’, más de 40 títulos que representan un recorrido por la realidad española de estos dos siglos.

Nacido en las Palmas de Gran Canaria en 1843, vino con 19 años a Madrid con la idea de estudiar Derecho. Eso fue en 1862. La dinámica madrileña le atrapó de tal forma que, además de olvidarse de los estudios que le habían empujado a la capital, decidió enrolarse en la narración de las cosas más cotidianas, enredándose con los personajes que pululaban por el Madrid más popular y cotidiano.

Hasta su muerte, en 1920, Galdós no paró de retratar personajes madrileños a los que fue colocando en sus novelas más conocidas. Sus personajes femeninos son una reivindicación de la mujer más decidida y valiente y, en general, en sus tramas relaciona magistralmente la pelea entre los restos del absolutismo y la aparición de las ideas y los personajes progresistas y liberales.

Al contrario de lo que se haya dicho, Galdós no fue en absoluto un autor anticlerical. Sus diatribas contra la Iglesia jerárquica y contra los jesuitas son el reflejo de las contradicciones en las que se debatían las ideas religiosas, el papel caciquil de la iglesia, sus planteamientos contrarios a la modernidad y la defensa de lo tradicional y más carca de la época. Galdós tiene personajes como Nazarín, que es el reflejo de los curas evangélicos, entregados a los pobres y muy lejos de la realidad del clero que estaba al frente de la Jerarquía, los colegios religiosos o la mayoría de las parroquias rurales y de las ciudades.

Los ‘Episodios Nacionales’ son un análisis entre periodístico y literario en donde se labra la esencia de las dos Españas. Liberales, facciosos, reaccionarios, conservadores de todo tipo, oportunistas, nobleza, gentes de posibles son diseccionados con un detalle, una delicadeza y una sorprendente capacidad de precisión que resulta a la vez un trabajo sociológico, político y literario de una lucidez plena.

En ‘Fortunata y Jacinta’, habla de “que el señor marqués tiene sus grandes yeserías en Vallecas”. También que ”en el Puente de Vallecas podemos retozar allí con las criadas y los artilleros, almorzando en un merendero” (Lo prohibido). También como “el camino se nos hizo corto con esas charlas, y por mi parte no sentía cansancio cuando divisamos las primeras casas de Vallecas (…) y anuncio que en Vallecas se habría de librar los próximos días la más tremenda de las batallas (La revolución de julio –‘Episodios Nacionales’). Y aunque no demasiadas veces, Vallecas también sirve como escenario de algunas de sus obras más representativas.

Galdós fue nombrado diputado, miembro de la Academia de la Lengua, candidato en dos ocasiones al Nobel de Literatura, aunque pese a sus grandes méritos literarios, su candidatura fue torpedeada por los sectores más reaccionarios y clericales de la época. En concreto, su obra teatral ‘Electra’, estrenada con gran éxito de público y crítica en el Teatro Español, fue objeto de una gran campaña en su contra, lo que influyó de manera determinante en que un sector se opusiera a su designación como Premio Nobel de Literatura.

Galdós fue diputado en tres legislaturas por el Partido Republicano, la última formó parte de la conjunción Republicano Socialista, con el diputado Pablo Iglesias (1910).

El 5 de abril de 1908, Don Benito participó en un Mitin en el Puente de Vallecas. Un acto por la enseñanza laica y por los ideales republicanos. El acto, con un lleno total,  se celebró en la Plaza de Toros que estaba situada en las Erillas Bajas, espacio que sería ocupado posteriormente por el primer campo del Rayo Vallecano. 

A lo largo de estos meses del 2020 tendremos la oportunidad de conocer más de cerca a Don Benito Pérez Galdós, nos dará tiempo a leer algunas de sus obras, ver alguna de las películas que cuelgan de Youtube y conocer más detenidamente a este gran escritor, español progresista y amante de nuestra realidad cotidiana.

La XXI edición de Vallecas Calle del Libro se propone homenajearle como se merece y para ello ha pedido colaboración a la Junta de Canarias, comprometiéndose ésta a traernos lo más destacado de este año galdosiano.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha + 72 = 80

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.