…Y el 15M se quedó en Vallekas

Acto conjunto con otros colectivos, en el marco de Vallecas Calle del Libro, para celebrar el Día del Libro el 23 de abril.
Acto conjunto con otros colectivos, en el marco de Vallecas Calle del Libro, para celebrar el Día del Libro el 23 de abril.

A.P. 15M PUENTE DE VALLEKAS.

De la semilla del 15M plantada en el barrio hace ya cuatro años han florecido varios proyectos como el huerto urbano, el banco de tiempo, la escuela popular y grupos de trabajo como el de sanidad, el de economía popular o el grupo de consumo. Y por supuesto se han revitalizado otros como la PAH. De todo ello informamos una vez al mes de manera presencial a través del Punto de Información (el P.I.) y mediante nuestros medios digitales (web, Twitter y Facebook).

Ya no somos tantas personas en las asambleas como antaño. De hecho pasamos de reunirnos en las plazas a acogernos a sagrado hasta que el año pasado nos refugiamos en La Villana, y a partir de ahora, con el buen tiempo, volvemos a las calles con una asamblea abierta sobre el estado de la sanidad pública en nuestro barrio.

Puede parecer que estamos asistiendo a un repliegue, y es cierto, pero antes del 15M, salvo en barrios con identidad propia como el nuestro, las movilizaciones, actos, presentaciones, etc., se hacían en el centro de la ciudad, por visibilidad, y también porque éramos pocos en nuestros barrios y así nos juntábamos en el centro, para no estar solos.

Antes del 15M, otros movimientos que dejaban el centro para expandirse por los barrios y localidades estuvieron condenados al fracaso, pasaron de asambleas multitudinarias a reuniones menos numerosas en centros sociales o locales amigos, que intentaban reactivarse con movilizaciones periódicas hacia el centro para demostrar que todavía existíamos. Afortunadamente no ha sido el caso del 15M, que, como la energía, no desaparece, sino que se transforma. Por ello, cuando personas militantes de mil causas justas pero perdidas confluyeron en Sol y a las tres semanas de ocupación se decidió expandirse a los barrios, muchos lo vimos con escepticismo, vistas las pasadas experiencias.

Sin embargo, aquello no fue un fracaso, pues surgieron como setas las asambleas populares en barrios y ciudades, y lo que es más importante, nutriendo otros movimientos preexistentes. Fue inevitable crear grupos de trabajo y comisiones para canalizar toda la energía que irradiaban las multitudes reunidas en asamblea en cada barrio. Fue la mancha de aceite que se extendió, adaptándose a los contornos de cada distrito o localidad, y que luego alimentó Mareas (blancas, verdes, azules, amarillas, rojas, etc.). Y todo ello era identificado por los medios como 15M. Pero llegó un día en el que los medios ya no hablaban de nosotras, pero sí de las Mareas, la PAH y otras movilizaciones, y pasamos de ser un movimiento a ser una inspiración de todas las movilizaciones que vendrían después, incluso la electoral.

Ahora, cuatro años después, nuestro movimiento no tiene centro físico ni líderes mediáticos. Sol es una asamblea más, a la que vamos (o no). De hecho, ni siquiera la asamblea del barrio tiene el copyright, pues tan del 15M son la gente del huerto como las del grupo de trabajo de sanidad, o las compas de la escuela popular, del banco de tiempo o incluso la PAH. Y Ello no quiere decir que no siga existiendo 15M en éste y otros barrios, ni mucho menos, sino más bien que, como la energía (popular), nos hemos transformado en muchas cosas que van más allá de una reunión periódica de personas en una plaza para vernos y tratar de cosas que solo nos interesan a nosotras.


Fotos: 15M VVK

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 21 − = 12

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.