Vallecas a fogonazos desde sus rincones en El Pozo

Por Juan Sin Credo

5 de diciembre. Calle de Cooperativa Eléctrica. Toda una paradoja porque desde la profundidad de la penumbra aparece un reflejo en el que se atisba un pequeño destello de esperanza.

9 de diciembre. Calle de Reguera de tomateros. La iluminación artificial es bastante deficiente e incluso inexistente. Habrá que escapar de la demagogia en estos tiempos donde el tarifazo pone a tiritar los bolsillos de una ciudadanía condenada al hartazgo.

12 de diciembre. Avenida de Joaquín Garrigues Walker. El inicio de una sexta ola amenaza con la vuelta de las restricciones, de ese tufo autoritario de la pérdida de derechos fundamentales. Tras casi dos años de pandemia apenas se ha aprendido nada. Nada de nada.

15 de diciembre. Calle de Esteban Carros. La oscuridad es absoluta. Comienza el camino hacia el ocaso de la civilización con paso firme. Alquileres por las nubes, la gasolina en máximos históricos, la falta de materia prima en sectores básicos de la industria.

18 de diciembre. Calle del Padre Llanos. Ahora en tromba llega la Navidad y su culto idolatra al becerro de oro, como un ciclón que arrasa con todas las existencias. Consumismo. Precios insólitos, (consumismo), de productos innecesarios, y más consumismo.

22 de diciembre. Avenida de las Glorietas. Existe un pálpito con incontrolada efervescencia de compras. ¿Vive la Navidad? Se contempla el resplandor de una hoguera con el olor de la desigualdad prendido en un despilfarro obsceno de recursos.

25 de diciembre. Calle de Lele del Pozo. El canon occidental anglosajón impone lecturas de entretenimiento. La imaginación al servicio del mercado editorial. Carmen Mola es una farsante y todavía mola más ese plan estratégico al servicio de un diseño novelístico de plataforma digital. La literatura vía Netflix.

28 de diciembre. Calle de Vecinos del Pozo. Como una valiosísima pieza de un resto arqueológico rescatado de las entrañas de la tierra, la Biblioteca del Pozo de Tío Raimundo guarda en depósito, bajo petición a la bibliotecaria fuera de las estanterías abiertas al público, una joya literaria de valor incalculable: ‘El grano de maíz rojo’, de José Jiménez Lozano, galardonado, hace ya más de dos décadas, con el Premio de la Crítica. Un libro de relatos que pone de manifiesto los conflictos de la debilidad humana.

31 de diciembre. Avenida de Entrevías. En la penumbra, en su reflejo. Allí aparece el resquicio. Una debilidad que aún busca la luz, el calor, la esperanza rumbo hacia el año 2022.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha − 3 = 2

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.