Una superioridad sin premio

Un lance del derbi madrileño. Foto: Rayo Vallecano

Por Raúl González

El CD Leganés ganó el derbi madrileño al Rayo Vallecano (1-0) en el encuentro disputado el miércoles 2 de diciembre en Butarque. El conjunto de José Luis Martí consiguió una victoria importante que significan más que tres puntos, ya que es un rival directo en la lucha por el ascenso a Primera División. Un tanto tempranero de José Arnáiz a los siete minutos de juego, gracias a una gran volea, dio la victoria al conjunto pepinero.

El Rayo Vallecano salió al terreno de juego con determinación e intensidad. Andoni Iraola quiso imponer un ritmo alto de juego desde el primer minuto y así lo ejecutaron los jugadores en el césped. Sin duda alguna, una versión que evidencia la dinámica positiva que estaba teniendo el conjunto franjirrojo en estas últimas jornadas. Sin embargo, todo se torció a los siete minutos de partido.

José Arnáiz aprovechó una asistencia de su compañero Bustinza y batió a Stole Dimitrievski con una gran definición. El conjunto pepinero intentó imponer su estilo de juego, aunque le costó entrar al partido, a pesar del gol inicial. Sin embargo, cuando Rubén Pardo se hizo con la posesión del balón, el partido cambió por completo. El CD Leganés comenzó a crear juego en el centro del campo, para distribuir a los extremos rápidos y vertiginosos que, a su vez, conectaban con los delanteros y generaban un peligro constante a la zaga rayista.

La segunda parte se inició con una dinámica distinta. El Rayo Vallecano impuso su estilo de juego desde el pitido del colegiado, algo que hizo enfadar a José Luis Martí y, por ello, introdujo variaciones a los pocos minutos de juego. Estos jugadores de refresco dieron una nueva cara al partido.

Los de Vallecas mantuvieron la presión en campo contrario durante todo el partido. Una de las señas de identidad que Andoni Iraola ha introducido desde su llegada. Sin embargo, la expulsión de Stole Dimitrievski cambió el devenir del partido. El guardameta rayista fue expulsado por protestar e insultar al colegiado del partido, lo que provocó el debut de Luca Zidane en la portería rayista.

Un final frenético

Los minutos finales fueron una completa locura. Rubén Pérez, centrocampista del CD Leganés, fue expulsado del partido tras un agarrón a Álvaro García cuando se marchaba solo a portería. El Rayo apretó en la recta final del partido y reclamó un penalti en los últimos compases, pero el colegiado no decretó nada.

El Rayo Vallecano recibirá al Logroñés el sábado 5 de noviembre a las 14:00 horas en el Estadio de Vallecas. El club vallecano intentará que Vallecas continúe siendo un fortín, tal y como lo lleva siendo durante este curso 2020-2021.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha − 3 = 1

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.