Un vallecano en Sant Jordi

 

El autor (2º por la izq.) y otros miembros del grupo, con Soledad Domínguez (Cadena SER) / Foto: El Tiempo de Román

LUIS MIGUEL MORALES

Os quiero contar el cuento real de un vallecano en Sant Jordi. Os contaré cómo regresé con un pequeño trozo de puerto de mar, ése que tanto añoramos y reivindicamos en el barrio. Os voy a contar lo que viví en un día de rosas, de dragones y de libros, con mis compañeros de aventura: (in) DEPENDIENTES DE TI, un grupo de más de treinta autores (la mayoría publicados por la Editorial Círculo Rojo) con mucha ilusión y mucho trabajo hecho y por hacer. Un día decidimos plantar nuestros reales en pleno paseo de Gracia. Debido a las artes y al empeño de los compañeros de Barcelona —con mención especial para “la jefa”, Encarnación Alcalde Brotons—, logramos hacernos con una parada hacia el número 40 de dicho paseo.

Se buscaron contactos, nos comunicamos por el chat de Facebook para aportar cada uno su granito de arena y, más tarde, se creó un grupo en esta red social. Nos movimos por las redes, contactando con medios de comunicación, con amigos. Nuestro ejército cultural llegaría desde todas las partes de España —incluso de Andorra— para dar a conocer nuestros libros; de lo más variado: poesía, relatos, ensayo, autoayuda, novela policíaca, romántica, fantástica, histórica…

Aquel 23 de abril, a primerísima hora de la mañana, me vi montado en el AVE hacia Barcelona con mi libro de relatos La sombra de las horas bajo el brazo. Y llegué a la parada, donde mis compañeros ya disfrutaban del aluvión de lectores que coloreaba las calles de la ciudad. Algún medio de comunicación se acercó (Catalunya Ràdio, SER de Barcelona) y habló de y con nosotros. Los barceloneses hojearon y compraron nuestros libros. Acabó la jornada y recogimos nuestro castillo, cansados pero contentos. Y Sant Jordi, un año más, venció al dragón empuñando el arma más poderosa: los libros. Y este escritor de Vallecas estuvo allí para poder deciros que en el Passeig de Gràcia cantonada Consell de Cent aún permanece flotando, por su aire de mar Mediterráneo, una pequeña parte de nuestro barrio. Los compañeros de Barcelona decían envidiar nuestra Feria del Libro de Madrid por sus más de dos semanas de duración. Ellos solo tienen un día. Os puedo decir, amigos barceloneses, que ese día no tiene veinticuatro horas, sino muchas más; aún lo estoy viviendo. Me considero un afortunado por ser parte de estos dos grandes acontecimientos culturales.

Este cuento no se ha acabado: lo mantenemos vivo en Facebook —como grupo e individualmente— y por toda la red. Y seguimos luchando para que nuestros flequillos de autor, como así digo en una entrada reciente de mi blog El Tiempo de Román, sobresalgan entre los miles y miles de fl equillos que os buscamos, a vosotros, lectores. Porque dependemos de ti, de vosotros, de que nos leáis y podáis decidir si merece
la pena seguir yendo a la peluquería a arreglarnos el flequillo.

No debo terminar sin dar las gracias a esta ventana cultural del barrio, Vallecas Va, por su apoyo. Gracias por vuestra labor, amigos.

MÁS INFORMACIÓN
Facebook: (in) DEPENDIENTES DE TI 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha − 4 = 4

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.