Sanidad: ¿a qué juega ahora la Consejería?

González, en el Gregorio Marañon. /FOTO: CAM
González, en el Gregorio Marañon. /FOTO: CAM

JESÚS JAÉN
PATUSALUD DEL HOSPITAL DE LA PRINCESA

El 25 de abril, en el auditorio del hospital Gregorio Marañón, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, y el consejero Javier Rodríguez, anunciaron una serie de medidas relacionadas con la sanidad: realización de las pruebas diagnósticas los fines de semana, oposiciones para el personal, la conversión de cinco mil eventuales en interinos, etcétera.

Está claro que estas medidas se anuncian ahora por dos motivos principales: el primero porque la Marea Blanca ha conseguido frenar y echar atrás una gran parte del Plan de Sostenibilidad; y en segundo lugar, porque estamos inmersos en plenos procesos electorales desde ahora hasta finales del 2015. Y ya se sabe: con las elecciones vienen las promesas. Sin embargo sería importante señalar las siguientes apreciaciones:

  • En este anuncio no se dijo nada de recuperar lo que hemos perdido en los últimos años: cinco mil puestos de trabajo, la jornada de 35 horas, el poder adquisitivo, la privatización de la lavandería y donaciones de sangre, la externalización de las 26 categorías profesionales no sanitarias, el Instituto Cardiológico, el copago o la atención universal.
  • Además, estas medidas discriminan a una parte importante del colectivo sanitario, ya que dejan fuera al personal no sanitario (administrativos, pinches, mantenimiento o celadores), y tienen un impacto mínimo sobre un colectivo de 70.000 trabajadores.
  • Respecto a las pruebas diagnósticas en festivos y tardes, nos parece muy bien siempre y cuando se hagan contratando a profesionales que estén en el paro, y no se hagan por ejemplo mediante horas extraordinarias, peonadas o dádivas a unos cuantos.

En resumidas cuentas, que este Gobierno que se ha visto vencido y aislado por la Marea Blanca trata ahora de recuperar la iniciativa política, mostrar su cara más amable y cubrirse las espaldas en época de elecciones. Por eso andan lanzando la idea de un Pacto por la Sanidad que suena bien, pero del que hay que desconfiar como de la peste. En ese sentido, creo que todas estas medidas forman parte de una nueva estrategia donde lo que se busca es confundirnos, dividirnos y debilitarnos tanto a los trabajadores del sector como a los ciudadanos.

Pero no debemos permitirlo. Es preciso seguir unidos todos defendiendo una sanidad pública y universal, la derogación de todo el plan de sostenibilidad y la recuperación de todo lo que nos han robado a nivel de derechos sociales y centros privados. Vamos a seguir demostrando que sí se puede.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 8 + 2 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.