Nueva biblio-ludoteca en el Centro de Salud Campo de la Paloma

Una de las actividades realizadas en la inauguración.

PROYECTO SALVALIBROS.

El Centro de Salud Campo de la Paloma dispone de un área amplia para atención infantil, con salas de Pediatría y Enfermería Pediátrica. El personal médico y sanitario de este centro está muy comprometido con en su labor sanitaria, y también con en la relación social con los pacientes y sus familias. Colocamos la biblioteca infantil y algunos juguetes en una zona iluminada con luz natural, amplia y separada de otros servicios. Una ubicación excelente para que los niños puedan disfrutar de los juguetes y la lectura o escuchar cuentos leídos por los mayores. Como todas las Bibliotecas Salvalibros, es gratuita y será autogestionada por el personal y los usuarios. Los libros y juguetes fueron recuperados del Punto Limpio de Chamartín gracias a la colaboración vecinal.

Las enfermeras decoraron el espacio con globos de colores, hicieron un bonito teatro para títeres y colocaron colchonetas para que los niños puedan disfrutar con comodidad de la lectura, los juguetes y las diversas actividades que habían preparado. Antes de comenzar las actividades se repartieron pegatinas redondas que los niños se pegaban sobre la frente; las enfermeras nos explicaron que era el “Botón de la Imaginación”, y que teníamos que activarlo para disfrutar de las actividades programadas.

Proyecto SalvalibrosLuego de presentar a los títeres, las enfermeras realizaron una actividad para enseñar a los niños cómo cepillarse los dientes, con qué frecuencia, cuando hacerlo, los cuidados, etc. Para ello utilizaron una maqueta de una gran dentadura —muy realista— y un enorme cepillo, con los que explicaron el modo correcto de higienizarse la boca.

La siguiente actividad —con canción incluida— trató de la importancia de lavarse las manos y cómo hacerlo. Los niños estaban fascinados, y alternaban su atención al espectáculo con los libros y los juguetes. También tuvieron una gran participación jugando y colaborando con las enfermeras.

Los niños se familiarizaron enseguida con la biblioteca y revisaron los libros hasta encontrar los que les gustaban, algunos por los textos, otros por sus dibujos o por los personajes. Al finalizar las actividades, las enfermeras repartieron unos simpáticos delfines de peluche, que los niños aceptaron de buen grado pero un poco tristes porque la fiesta había terminado.

 

 


Fotos: Proyecto Salvalibros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

44 − = 43

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.