Rayo Femenino: un caos con nombres y apellidos

Las jugadoras han decidido dejar de entrenar al seguir sin contrato más de dos semanas después del comienzo de la pretemporada

Foto de familia tras la rueda de prensa

Por Raúl González/ Redacción

La situación del Rayo Vallecano femenino es insostenible. Esta sección de la entidad franjirroja se encuentra sin contrato tras dos semanas de una pretemporada que comenzó el 2 de agosto. Esta circunstancia ha provocado que el Rayo Femenino deje de entrenar, que varios fichajes se hayan paralizado y que otras futbolistas hayan regresado a sus respectivos equipos.

De esta situación se ha hecho eco la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE), institución que denunció al Rayo Vallecano por este asunto. En este manifiesto exhiben que las jugadoras se encuentran jugando al fútbol sin estar dadas de altas en la Seguridad Social vulnerando el Convenio Colectivo del fútbol femenino.

La afición está con ellas. Multitud de seguidores ha apoyado al equipo a través de las redes sociales e incluso ha puesto pancartas en la Ciudad Deportiva del Rayo Vallecano para defender su honor. Es más, otros aficionados han denunciado esta situación ante la Inspección de Trabajo.

La pancarta situada en la Ciudad Deportiva del Rayo. Foto: @FranjaVallekana

Por todo ello, el Rayo Femenino ha decidido dar la cara públicamente junto a la AFE. Ambos comparecieron en una rueda de prensa delante de multitud de medios de comunicación el 19 de agosto para tratar la situación actual de la sección femenina de la entidad franjirroja. En dicho acto, estuvieron presentes varias integrantes del equipo, el exrayista David Aganzo, que es el presidente de AFE, junto a María José López (codirectora de la asesoría jurídica) y Tania Tabanera (delegada del fútbol femenino).

El impacto mediático de este acto hizo que Raúl Martín Presa, presidente del Rayo Vallecano, reflexionara sobre esta situación y tenga en mente la firma de contratos en los próximos días.

Comunicado del Rayo

El Rayo Vallecano emitió el pasado 21 de agosto un comunicado en el que anunció que la relación laboral con la entidad de las jugadoras del conjunto femenino se inició el 20 de agosto, «previa celebración y conclusión de las correspondientes negociaciones».

«La indeseable polémica, difundida estos días, se ha producido debido a la declarada voluntad del Rayo de no ceder a ningún tipo de presión, venga de donde venga, para celebrar unos contratos, que se nos querían imponer al órgano de gobierno actual del club sin negociación, los cuales suponían, respecto de la temporada precedente, unos incrementos en la media de retribuciones por encima del 35 %, mientras todos los ingresos tanto de televisión, como de espónsores, como de aportaciones de los distintos organismos se han visto drásticamente reducidos para esta temporada que va a comenzar debido a la aún no profesionalización de la Liga Femenina, y todo ello pese al anuncio del pasado 25 de marzo, hecho por la anterior presidenta del CSD, de que para esta temporada la Primera División Femenina sería profesional», reza en uno de los 10 puntos del escrito elaborado por el club.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 49 + = 55

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.