Nuevo pacto migratorio de la UE: más represión, menos derechos

Los migrantes y solicitantes de asilos seguirán viviendo en un limbo administrativo

Por Andrés Robles, Asociación Integrando

El 23 de septiembre de este año, la Unión Europea (UE) presentó el Nuevo Pacto migratorio, que fortalecerá las fronteras y seguirá condenando a la indefensión y a la muerte a miles de personas que buscan asilo en una Europa que cada vez se vuelve menos solidaria y más fortaleza.

Este nuevo pacto prima la represión y la expulsión, en lugar de garantizar los derechos de los solicitantes de asilo y migrantes en general. Se habla de un “mecanismo de solidaridad” que no es otra cosa que elegir entre acoger a regañadientes o expulsar. Así, el racismo institucional toma una nueva forma y se muestra cada vez más descarada. Además, refuerza su carácter represivo con la creación de una Guardia Fronteriza que comenzará a operar en enero de 2021.

La dolorosa situación de millones de personas que huyen de guerras y situaciones políticas insostenibles se agudizará aún más con estas medidas. Se seguirá pagando a terceros países para sean un muro más contención. Libia es un ejemplo sangrante de cómo Europa se lava las manos y paga porque los refugiados no lleguen a sus suelos.

En España esto se traduce en mayor número de deportaciones, menor cantidad de solicitudes de asilo aceptadas y mucha gente viviendo en situación administrativa irregular.

Nuestros barrios

En nuestros barrios, nuestros vecinos migrantes y solicitantes de asilos seguirán viviendo en un limbo administrativo cruel. Las citas en las dependencias de extranjería son prácticamente imposibles de conseguir y los documentos se vencen y no pueden ser renovados.

La pandemia del coronavirus no sólo ha desnudado el desmantelamiento del sistema público de salud, sino que también ha aflorado el racismo social e institucional, a pesar de todo el aporte de la población migrante en momentos de mayor afectación sanitaria. No olvidemos que las personas migrantes han contribuido y contribuyen en todos los espacios de la sociedad española. Mientras se expulsa a solicitantes de asilo y migrantes en situación irregular, el Gobierno de España plantea la incorporación de personal sanitario migrante y en el campo apostó por una “regularización temporal”, mientras dure la temporada de cosecha. Las personas migrantes no son mercancía o moneda de uso en “determinados momentos”, son personas con un aporte importante a la sociedad y, por tanto, los gobiernos deberían tener un enfoque de derechos y acogida en lugar de estas formas de hostigamiento y deportación edulcoradas como pactos por las migraciones.

1 Comentario

  1. Siempre los más pobres serán aplastado por los que gobiernan, no voten más por los gobernantes como los de España y los de Alemania y otros que están para humillar a los inmigrantes y demás, ninguno de ellos sirve

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 99 − 92 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.