«No dejéis de contar cuentos a vuestros hijos»

María José Martín Francés (Ajo), con su cuento. /FOTO: Espacio Kalandraka
María José Martín Francés (Ajo), con su cuento. /FOTO: Espacio Kalandraka

R.B.T.

Ajo Martín es maestra en el Colegio Público Palomeras Bajas de Vallecas. Trabaja activamente por la Escuela Pública y la Formación del Profesorado desde los Movimientos de Renovación Pedagógica. En concreto desde Acción Educativa, impartiendo cursos sobre motivación a través de los cuentos. Escribe por afición desde hace muchos años, y le interesa especialmente la literatura infantil. Recientemente ha publicado Las tres princesas pálidas, en la Editorial Kalandraka.

 

¿Cómo surgió la idea del libro?

Me ha gustado escribir desde siempre. Sin embargo, éste en concreto es un cuento más de transmisión oral. Hacía mucho tiempo que lo contaba en mis cursos, en las escuelas, en pequeños espacios que convocan actividades para niños y niñas. Siempre lo he contado con objetos: una botella y tres vasos de cristal hacían las veces de un rey y sus tres hijas. Un poco de agua y una pequeña sorpresa que la cambiaba de color… hacían el resto. Gente próxima a la Editorial Kalandraka lo había escuchado y me ofrecieron la posibilidad de pasarlo al papel. Una gran oportunidad, teniendo en cuenta la trayectoria de esta magnífica editorial tan comprometida con la literatura infantil.

¿De qué trata el cuento?

Es un cuento muy próximo a las historias de Las mil y una noches. Un anciano rey quiere dejar “su oficio” y se plantea que una de sus hijas pueda sucederle. Pretende en principio que la gente del pueblo le ayude a elegir a una de ellas. Sin embargo, una serie de hechos se lo ponen difícil. Es una historia con un poco de poesía, algo de sorpresa y un fondo de admiración y cariño por nuestros mayores, a los que no querríamos perder nunca.

¿Ser profesora —y por tanto trabajar y pasar bastante tiempo con niños y niñas— resulta de ayuda a la hora de escribir cuentos infantiles?

Trabajar en la escuela ayuda sobre todo a sentirte contagiada por ellos. Solo el regalo de oírles decir “¡Cuéntanoslo otra vez!” es realmente lo que te da el impulso para ver si una historia funciona realmente.

Una vez publicado este cuento, ¿tienes algún otro ya en proyecto?

El trabajo diario, y más en los momentos tan difíciles por los que atraviesa la educación, hace que quede poco tiempo para poner nuevos proyectos en marcha por el momento. Pero hay historias que guardo en mis cuadernos esperando ser rescatadas del sueño…

¿Dónde pueden nuestros lectores conseguir tu libro?

Está ya en las librerías, y en las que no está pueden encargarlo. Por internet está también accesible. Pero yo me voy a permitir recomendarles que se acerquen a la Librería Muga. Creo que las pequeñas librerías merecen todo el apoyo, y Muga está haciendo una labor en nuestro barrio por la cultura y el amor a los libros que merece la pena difundir.

¿Algo más para terminar?

Animaros a que disfrutéis de esta historia y de otras que puedan sorprenderos. Y, como dije hace unos días a las familias de mi cole, que me arroparon con tanto entusiasmo en la presentación de mi libro: no dejéis de contar cuentos a vuestros hijos. Pero a vosotros, en el día a día, que no os engañen con cuentos…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

96 − = 95

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.