Mañanitas de niebla, tarde de paseo

Por Juan Sin Credo

Días de niebla, mucha niebla. Una tupida niebla que ha desbordado los datos máximos de humedad con unos índices que han superado el 95% en la Estación Meteorológica de Vallecas durante el pasado 15 de noviembre. Atrapada en su densidad, Vallecas disipa su espesura para escapar de su confinamiento al levantarse las últimas restricciones de movilidad en las Zonas Básicas de Salud de Entrevías, Pozo del Tío Raimundo, Alcalá de Guadaira y Numancia.

Sin embargo, varios desaciertos planean sobre la superficie vallecana, envolviéndola en un manto tenebroso de oscuridad. Uno de ellos embiste frontalmente contra una de las señas de identidad más arraigadas del imaginario vallecano. En un primer término la intención era que durante este 31 de diciembre, la tradicional carrera popular San Silvestre, disputada desde 1964, abandonara provisionalmente, según los organizadores, las estrechas calles de Vallecas para así evitar las aglomeraciones. Supongo que estos organizadores no conocerían las anchas y despobladas avenidas del PAU de Vallecas.

Aunque parece ser que, en el último momento, han cedido frente a la presión popular para que la prueba no abandone Vallecas. El otro golpe racheado a la visibilidad es el que insiste, nuevamente, en la permanencia de las basuras de los municipios de la Mancomunidad del Este durante tres meses más en el vertedero de Valdemingómez.
Todo parece obra de ese personaje maléfico que protagoniza la novela del recién fallecido Carlos Ruiz Zafón, ‘El príncipe de la Niebla’. Autor del que se ha publicado por parte de su editorial de toda la vida, el poderoso Grupo Planeta, una póstuma recopilación de sus relatos titulada ‘La ciudad del vapor’, obra que recupera alguno de esos personajes siniestros que deambulan por ese universo de imaginación escabrosa fabulada por el desaparecido escritor.

Soñando Caminos

Incluso la alargada mano que tiende ese impenetrable lienzo de brumas podría relacionarse con ese seductor Mañara, presente en los versos de Antonio Machado. Ese libidinoso clérigo representante de la rancia aristocracia sevillana que desprecia cuanto ignora, como aquella concejala del partido ultramontano que rechazó en solitario la aprobación del presupuesto de la Semana Cultural en el último pleno de la Junta Municipal del Distrito de Villa de Vallecas, celebrado el día 17 de noviembre. Un Antonio Machado que vuelve a ser editado bajo el sello de la editorial Nórdica en una antología esencial con poemas escogidos por Antonio Rodríguez Almodóvar, ilustrada por Leticia Ruifernández y con epílogo de Julio Llamazares, titulada ‘Yo voy soñando caminos’.

Soñando caminos para encontrar estos ejemplares próximamente en las bibliotecas de Portazgo, Gerardo Diego o en el Bibliometro de Sierra Guadalupe. Caminos de luz al final del túnel de esta nebulosa pesadilla que acabará tarde o temprano, máxime si durante estas fechas navideñas todo Vallecas permanece firme ante las recomendaciones de las autoridades sanitarias para que se evite la llegada de la temida tercera ola durante el mes de enero. Feliz Navidad y próspero Año Nuevo con mucha precaución y mucha cautela.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha + 13 = 19

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.