LFP, Donde los retos se construyen

Liga de Fútbol Popular /FOTO: LFP

LFP VALLEKAS.

Dentro de un barrio modesto y con tanta trayectoria reivindicativa y combativa como lo es Vallekas, hemos visto innumerables y variopintas iniciativas con diverso carácter social y cultural. Pero incluso bajo los azotes de la tormenta, una vez más nos sorprendemos con un nuevo ejemplo de empuje y aliento ciudadano. Esta vez se trata de una iniciativa centrada en crear una Liga de Fútbol Popular para los vecinos y vecinas más jóvenes del barrio.

Cartel de la Liga de Fútbol PopularEsta Liga de Fútbol Popular de Vallekas nace de la propia necesidad de los vecinos y vecinas de cubrir una serie de cuestiones e insuficiencias de carácter deportivo, que afectan al barrio y que se encuentran desatendidas u olvidadas por las instituciones municipales.

Parece bastante evidente que el alto y desmesurado coste en las tarifas de inscripción de una liga municipal, acompañado del empobrecimiento cada vez mayor de los ciudadanos y ciudadanas, haga que practicar deporte, principalmente entre los más jóvenes, sea con más frecuencia un ejercicio inasumible para muchos.

Los últimos datos del INE sobre las condiciones de vida, y concretamente los que hacen referencia al porcentaje de hogares por dificultades para llegar a fin de mes y CCAA, son bastante ilustrativos. En la Comunidad de Madrid, la cifra ha repuntado en un 11,3% en el 2102 a un 16,2% en el 2013 los hogares que encuentran muchas dificultades para llegar a fin de mes.

Un hogar que vive esta situación, con unos padres que además tengan un mínimo de interés en que su hijo/s o hija/s desarrolle una serie de actitudes y aptitudes físico-deportivas; es poco probable que puedan llevarlo a cabo. O que un grupo de jóvenes adolescentes que quieren practicar un deporte y formar un equipo, no puedan hacerlo porque puede que en la casa de alguno de ellos o ellas exista una mala situación económica. Todos ellos y ellas se topan con barreras y dificultades para llevarlo a cabo.

Esto incluso puede rozar los límites de la insensibilidad, si entendemos que este tipo de trabas son de carácter económico y adquisitivo. El desmesurado ritmo de privatización que estamos experimentando de los espacios públicos, como así lo refleja un estudio elaborado a principios de año por la FADSP (Federación de Asociaciones en Defensa de la Sanidad Pública) sobre la privatización sanitaria de las CCAA, provoca que se reivindique, si cabe con más fuerza, este tipo de espacios como lo que
son, espacios de propiedad pública, dominio y uso público.

La sanidad es el campo que más se ha visto afectado por este hecho en la Comunidad de Madrid. Pero la todavía alcaldesa Ana Botella ya anunció, con la excitación que acaparaban los JJOO, que estudiaba privatizar la gestión de polideportivos públicos por falta de dinero. Y así ha pasado con alguno.

La gestión de servicios deportivos municipales está derivando, cada vez más, hacia modelos mixtos en los cuales la propiedad pública se combina con la explotación privada de dichos servicios. Es una lucha por conseguir la eficiencia. En este sentido, caminamos hacia “sociedades deportivizadas” en la medida que el deporte se ha transformado en un producto de consumo en continua innovación, estableciendo un sector económico muy dispuesto y seductor para los mercados.

Todos y todas tenemos derecho al disfrute de estos espacios, exentos por supuesto, de los abusos y excesos que imponen las administraciones. Éstas deben comprometerse a garantizar, tanto el mantenimiento como el acondicionamiento de este tipo de espacios para su uso, avalando además que este se desarrolle en las mejores condiciones de seguridad posibles. Y en las manos de los vecinos y vecinas se encuentra el derecho a reivindicar este tipo de cuestiones rechazando cualquier tipo de tiranía institucional.

En otro sentido resulta especialmente reseñable y a la vez despiadado, como práctica muy habitual dentro de las administraciones de nuestro deporte, la nula importancia y atención que se le otorga al colectivo femenino dentro de los ámbitos deportivos. Por eso La Liga de Futbol Popular se suma a la lucha por reflejar a las mujeres dentro del deporte, y en definitiva a la disputa por reivindicar una mayor atención, visibilidad, igualdad y apoyo hacia los colectivos femeninos en las esferas deportivas.

La iniciativa popular como herramienta para dar solución a las problemáticas más cercanas y que afectan a los barrios; fue, es y será una marca de nacimiento que caracteriza al barrio madrileño de Vallekas. Porque puesto que los problemas y dificultades son comunes, todos y todas debemos asumir la necesidad de responsabilizarnos en crear respuestas y soluciones colectivas.

La Liga de Fútbol Popular de Vallekas es de todos y de todas. La liga donde los sueños y retos se construyen.

Equipo Laika CF. /FOTO: LFP.
Equipo Laika CF. /FOTO: LFP.
Equipo La Mala Vida /FOTO: LFP.
Equipo La Mala Vida /FOTO: LFP.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

8 + 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.