Las principales carencias del comienzo de curso en Vallecas

Un aula del CEIP Núñez de Arenas

Las AMPAS y AFAS ponen el acento en la falta de profesorado en Secundaria y en el exceso de ratio en los comedores en Infantil y Primaria

Por Delegación FAPA Giner de los Ríos Vallecas

“Las cosas van caminando a base de mucho esfuerzo y porque las chavalas y los chavales se adaptan a las nuevas circunstancias”. Lo decía una de las representantes de las AMPAS y AFAS que el pasado 21 de octubre nos hemos reunido por videoconferencia para revisar el inicio del curso escolar en Vallecas.

Como todos los años por estas fechas, la Delegación de la FAPA de Vallecas convoca una asamblea para intercambiar informaciones y preocupaciones, analizar lo que viene pasando y tomar acuerdos sobre actuaciones comunes entre las AMPAS y AFAS. En esta ocasión, tenemos muy reciente un documento de propuestas que realizamos a finales de junio y que nos sigue sirviendo como referencia para afrontar la actividad escolar en este curso tan atípico.

Además de las movilizaciones convocadas y de las muchas reuniones a nivel local y de la Comunidad de Madrid, las AMPAS y AFAS han estado preocupadas y trabajando en sus centros, apoyando al profesorado y acompañando la reorganización a todos los niveles para llevar lo mejor posible la vuelta a las aulas.

Carencias

Se comentó en la asamblea que sigue habiendo muchas carencias, destacando la falta de profesorado, sobre todo en Educación Secundaria. En los institutos, entre las medidas tomadas, se ve muy negativo el esquema de semipresencialidad con el alumnado de Tercero y Cuarto de ESO, porque se ha reducido mucho la comunicación y prácticamente no se avanza con los temarios. El trabajo en sus casas no funciona.

Por otro lado, en Infantil y Primaria se detecta un exceso de ratio en los comedores (falta de monitoras/es). La situación se va controlando pidiendo a las familias que puedan que se lleven la comida a casa y, además, sobre todo en las primeras semanas el acentuado absentismo ha hecho disminuir el número de comensales. Otro elemento es el cambio de jornada, ya que varios centros pasaron temporalmente de jornada partida a continua.

Elementos positivos
La experiencia de trabajar con grupos más pequeños está teniendo una consecuencia positiva, porque se atiende mucho mejor al alumnado. Además, se han hecho asambleas online con las familias, en algunos centros con más asistencia que la que solía haber cuando se hacía presencialmente. Por supuesto, no es el formato que más gusta y esperamos poder recuperar la presencial.

Y, sobre todo, nos preocupa cómo están viviendo todo esto nuestras niñas y niños de todas las edades, con sus diferentes circunstancias.

Seguiremos con las asambleas periódicas, que son muy importantes para apoyarnos, comunicarnos y reforzarnos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

− 6 = 4

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.