Kafeto es sabio

“Dedicado a Pilar y a María Luisa, veterinarias sabias que cuidan de Kafeto (y de muchos kafetos y perretos del barrio) con amor y gran profesionalidad”.

Por Luis Miguel Morales

Kafeto es sabio. Kafeto sabe que vivir también es meditar, como esos orientales que un día se retiran a encontrar algo que dicen está muy dentro de nosotros, que quizá está tan en el interior que es imposible que aparezca ante nuestros ojos: da lo mismo si son los externos o los internos. Kafeto sabe que él está más cercano a la posibilidad del encuentro que yo, quizá porque él se pasa mucho más tiempo tumbado, quieto, a la expectativa. Yo, cuando estoy así, suelo dormirme. Kafeto es sabio y sabe que yo nunca estaré satisfecho en el mundo que habito, que siempre buscaré algo lejano, algo distinto, y que, aunque nunca podré abarcarlo por completo, siquiera un 0,001 por ciento, siempre pensaré en la posibilidad de que un día pueda montarme en un cohete que me lleve a otro planeta. O a la luna, que está más cerca. Kafeto sabe que su mundo son 60 metros cuadrados y unas cuantas ventanas para ver el universo. Le basta. Kafeto es sabio y sabe que a mí me gustaría ser gato por un tiempo. Quizá también sabe que yo sé que a él no le importaría ser humano por un tiempo. Los dos sabemos (yo en mi ignorancia) que cuando estamos juntos, no necesariamente en el mismo lugar, él es un poco humano y yo un poco gato. Kafeto es sabio y por eso comparte su vida con mi hermana Koncha desde hace años. No los cuenta, porque sabe que los años no se cuentan, se viven.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 79 − = 70

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.