Hasta las estatuas piden luz para la Cañada Real

Por Redacción

La Violetera, en la plaza de Gabriel Miró; la estudiante de la calle Pez, ‘Tras Julia’; la de Federico García Lorca en la plaza de Santa Ana, a metros del Teatro Español, o el lector, con mascarilla incluida, frente a la céntrica biblioteca Iván de Vargas son algunas de las esculturas madrileñas que amanecieron el domingo 20 de diciembre reclamando luz para la Cañada Real.

‘Luz para la Cañada’ es lo que reclama La Violetera con un cartel que cuelga de su cesta de nardos, el mismo cartel con el que se solidariza la escultura del vecino curioso de la calle Mayor, el farolero a metros de la Imprenta Municipal, el hombre leyendo la prensa en la plaza de la Paja o la estudiante con prisa en la plaza de San Ildefonso, en Malasaña.

La ‘protesta de las esculturas’ llegó sólo días después de que vecinos de la Cañada denunciaran en los juzgados de Plaza Castilla a la Comunidad de Madrid y a la distribuidora Naturgy por los cortes de luz intermitentes que sufren desde hace casi tres meses.

La estatua de La Violetera, con su cartel

Defensor del Pueblo

El Defensor del Pueblo envió el pasado viernes 18 de diciembre a la Comunidad de Madrid y a la Delegación del Gobierno en la región una carta en la que exigía que se buscase una solución «urgente» a los problemas de suministro eléctrico en la Cañada Real Galiana, que se prolongan en los sectores V y VI desde hace más de dos meses y medio.

Según esta institución, entre las propuestas que ha elevado a estas administraciones se encuentran la instalación de electrógenos para el abastecimiento a la población. Asimismo, al margen de las medidas a corto plano, recomienda que se diseñe una estrategia conjunta para poder regularizar el suministro eléctrico en estos sectores y «garantizar el derecho» a un acceso a este bien de forma legal «en tanto estas personas permanezcan en sus hogares».

«Es necesario realizar un diagnóstico común de los problemas que impiden que el suministro eléctrico se preste de forma normalizada en esta zona y un plan operativo de actuación coordinado para asegurar la accesibilidad del suministro eléctrico en la zona», plantea el Defensor del Pueblo.

Visita

Por último, en la misiva recomienda que se evalúen periódicamente los resultados obtenidos y se revise la estrategia si no se logran resultados a corto plazo.

El pasado 4 de diciembre el Defensor del Pueblo se trasladó a los sectores V y VI para comprobar los efectos de estos cortes de luz y comprobó, entre otras cuestiones, que las personas con enfermedades pulmonares crónicas habían empeorado, así como las electrodependientes o mayores.

Asimismo, incidió en los 1.800 menores que residen en esta barriada, lo que «amplifica la gravedad de este problema de carácter humanitario». «Hay menores en edad escolar que están viendo vulnerado su derecho fundamental a la educación, al no disponer de electricidad para realizar sus tareas tras la puesta del sol y no poder asearse convenientemente», añadió el Defensor, que mencionó también los ingresos hospitalarios de un recién nacido con hipotermia y de una menor intoxicada con monóxido de carbono.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

− 1 = 6

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.