Familiares denuncian la gestión del Centro Reina Sofía

Reclamaron un aumento del personal y una atención digna a los pacientes en una concentración el pasado 3 de junio

El actor Tristán Ulloa, que tiene a su madre ingresada en el centro, leyó el manifiesto elaborado por los familiares. Foto: J. Arguedas

Por J. Arguedas/ I. Mendi

Familiares de los residentes en el Centro de Alzheimer Reina Sofía se concentraron en la tarde del 3 de junio a las puertas del recurso asistencial situado en el Ensanche de Vallecas para exigir un aumento del personal y una atención digna a sus familiares. “Nos hemos reunido para poner voz a los enfermos que aquí viven y que sufren la nefasta gestión de la que es su casa por parte de la Asociación Mensajeros de la Paz”, comentaron desde la Plataforma de Familiares del Centro de Alzheimer Fundación Reina Sofía. La concentración contó con la asistencia del actor Tristán Ulloa que, megáfono en mano, hizo suyas las reivindicaciones de este colectivo.

Entre las múltiples deficiencias detectadas, denunciaron retrasos en los horarios de ingesta de alimentos, llegando a pasar en ocasiones 14 horas entre la cena y el desayuno o menos de dos horas entre desayuno y comida; higiene deficiente y problemas dermatológicos por hidratación incorrecta o falta de secado, cambios de pañales insuficientes, o falta de tiempo para llevarles al baño, que provocan infecciones incluso en pacientes que nunca las habían padecido antes; y caídas y altercados entre residentes al no tener vigilancia constante. Además, hablaron de heridas, magulladuras y golpes en residentes asistidos por una manipulación incorrecta, al tener que manejar un solo gerocultor a residentes que necesitan de al menos dos personas para moverlos; y de falta de cambios posturales a los residentes encamados, que provocan escaras y otras lesiones.

Ante esta situación, exigieron la revisión urgente de los pliegos de prescripciones técnicas y el incremento de las ratios mínimas de gerocultores de atención directa, así como el afianzamiento y aumento de la plantilla sanitaria. Además, pidieron la implantación de un sistema de comunicación fiable con los familiares, la puesta en marcha de un servicio de Terapia Ocupacional y Fisioterapia, mejoras en la alimentación, un adecuado cuidado de los efectos personales de los residentes y soluciones con los problemas en los pedidos de farmacia.

Un año de lucha

“Hemos llegado a este punto, porque hace un año la Comunidad sacó a concurso la gestión de este centro. Durante los 14 anteriores, lo llevó otra empresa que no fue maravillosa, pero las cosas medio funcionaban. A raíz de coger Mensajeros de la Paz la dirección, esto ha sido un desastre”, explicó a Vallecas VA Paloma Rodrigo, que tiene a su madre Francisca, de 85 años de edad, ingresada en el centro.

Esta afectada aseguró que llevan un año de lucha continua en la que han puesto también una campaña de recogida de firmas. “Primero con los familiares no querían hablar mientras veíamos que no estaban atendidos, que la comida era una bazofia y que siempre salían con el pañal mojado, porque no había personal, no porque la gente no les quisiese atender. Gracias a la presión, conseguimos que nos atendiese el director en diciembre. Reconocieron que era verdad que no se estaban haciendo las cosas bien y que iban a poner todos los medios para que volviese a funcionar. Seis meses después, estamos aquí. Mientras nosotros nos peleamos, ellos sufren cada día porque las personas que les atienden no tienen tiempo. Los trabajadores están también desesperados, porque quieren hacer bien su trabajo y es duro para ellos”, añadió.

Por otro lado, Rodrigo aseguró que Mensajeros de la Paz ha dicho a un medio de comunicación que va a desistir de la gestión, pero que no les han comentado nada oficialmente. “La Comunidad de Madrid tendrá que buscar una solución, estudiar las necesidades y las condiciones del pliego a la hora de dotarla de personal. Están al tanto de ello, porque se iba a reunir con nosotros para hablar del tema, pero aplazaron la reunión”, concluyó.

Pero en la concentración hubo muchas voces que la de Paloma Rodrigo. “Ella tiene movilidad y pensábamos que se iba a estimular muchísimo cuando nos dieron la residencia, pero la verdad que ha sido muy poco. Hemos visto alguna vez que hay una sola persona para atender a todos”, señaló una vecina que tiene a su suegra ingresada hace un año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 5 + 5 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.