Es urgente reconocer el Derecho a la Alimentación

Por Mesa de Derechos Sociales del Foro Local de Puente de Vallecas

La reciente publicación por parte de la Mesa de Derechos Sociales del Foro Local de Puente de Vallecas (Mesa de DDSS) del informe ‘Derecho a la Alimentación’ aborda las graves carencias, que, durante el primer Estado de Alarma, ha señalado nuestro distrito como epicentro de la crisis alimentaria de miles de familias.

El documento resume los resultados de una encuesta sobre el reparto de alimentos entre marzo y junio de 2020 a la que contestaron 28 iniciativas diversas, sobre el tipo de alimentos repartidos, cómo se han organizado para atender, procedencia de los alimentos, personas y familias atendidas, coordinación entre iniciativas y con los Servicios Sociales, entre otros aspectos.

Derecho a la Alimentación contra la Inseguridad Alimentaria

El Derecho a la Alimentación lo ejerce toda persona que tiene acceso físico y económico, en todo momento, a la alimentación adecuada o a medios para obtenerla. (Comité de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de la ONU). La FAO define como inseguridad alimentaria la falta de “acceso regular a suficientes alimentos inocuos y nutritivos para un crecimiento y desarrollo normales y para llevar una vida activa y saludable”.

Un voluntario de Cáritas. Foto: Cáritas

Según el Observatorio para la Garantía del Derecho a la Alimentación de Carta Contra el Hambre, se calculaba que cerca de un millón las personas venían sufriendo inseguridad alimentaria en la Comunidad de Madrid antes de la pandemia. Esta constatación motivó la presentación de una ILM (Iniciativa Legislativa Municipal) en febrero de 2019 que reconociera el Derecho a la Alimentación. La ILM no se aprobó por la Asamblea de Madrid, debido al voto en contra del Partido Popular y de Ciudadanos. Reconocer el derecho conlleva la garantía para ejercerlo, a través de políticas sociales y medidas concretas.

El eje de las desigualdades territoriales de la ciudad de Madrid

La Universidad Carlos III realizó un estudio para el Ayuntamiento de Madrid, publicado en 2018, con indicadores de vulnerabilidad, que permiten identificar los barrios en los que más inciden. La combinación de indicadores permite la elaboración de un mapa de vulnerabilidad de los 21 distritos. La imagen nos muestra, por un lado, Puente de Vallecas en primera posición de vulnerabilidad, y, por otro lado, los distritos del Sur y Este de la capital en las siguientes posiciones, configurando un eje de desigualdad territorial muy significativo. Los indicadores son: esperanza de vida, renta media de los hogares, desempleo, valor catastral de la vivienda, demanda de servicios para las dependencias, entre otros.

Derecho a la Alimentación en el centro de sus preocupaciones

La Mesa de Derechos Sociales es el espacio de participación que tiene el objetivo tanto de alertar a la administración local de las lagunas en la garantía de los derechos sociales en nuestro distrito, como de fomentar en la ciudadanía su función de participar y exigir dichos derechos.

La preocupación de la Mesa por las dificultades de acceso a la alimentación en el distrito ha motivado el trabajo de la Comisión de Alimentación, que culmina con la elaboración del informe, que se realiza con la participación de iniciativas sociales y vecinales de Puente de Vallecas. El 25 de noviembre se organizó un Encuentro telemático, al que asistieron 38 personas y estuvieron representados 22 colectivos y entidades.

La pandemia y el confinamiento mostraron una realidad latente, evidenciando carencias, desigualdades y agujeros de las políticas sociales.

Los cocineros del comedor social MS. Foto: MS

Antes de la pandemia ya se repartían alimentos a muchas personas del distrito, a través de Cáritas, Cruz Roja, parroquias, comedores sociales, asociaciones, fundaciones y los Servicios Sociales, a través de tarjetas o ayudas para comedor escolar. Esto nos indica que la inseguridad alimentaria ya estaba aquí.

Durante el primer Estado de Alarma, uno de los focos se puso sobre la necesidad de alimentos y los medios en general adoptaron el término “las colas del hambre”. A las que ya existían se sumaron miles de familias afectadas por el cierre temporal de las empresas y por la imposibilidad de ejercer cualquier actividad económica, generando colas interminables para pedir alimentos.

En Puente de Vallecas se identifican 54 puntos de distribución: los rojos han estado activos durante el primer estado de alarma; los azules reparten, pero lo interrumpieron durante el confinamiento, y los verdes son los Servicios Sociales (SS), que también reparten.

El informe pone de manifiesto la insuficiencia de recursos públicos y las deficiencias de las políticas sociales (mecanismos, recursos y forma de atender a los derechos ciudadanos). Desde las diferentes iniciativas se plantearon críticas por la reducción de la atención de los SS: cierre de los centros de mayores y sus comedores y de los centros de SS y cambio a atención no presencial, llamadas de teléfono sin respuesta y exclusión de las ayudas para alimentos a las personas con alguna prestación social (que en su mayoría son mínimas e insuficientes). Al mismo tiempo, las iniciativas vecinales y colectivos varios atendían presencialmente, no exigían requisitos de ingresos económicos e incluso acercaban la comida a los domicilios.

Las medidas del llamado “escudo social” también dejaron mucho que desear. El retraso para cobrar el paro, la falta de acceso a los medios digitales, la burocracia generalizada, el Ingreso Mínimo Vital (IMV) tan cacareado que solo desde mediados de junio se empezó a solicitar. Y para colmo, la Comunidad de Madrid dio orden a los SS a orientar a la gente a solicitar el IMV y en lugar de la Renta Mínima de Inserción, exponiendo a las personas a perder la prestación que venía cobrando.

La Mesa de DDSS pidió información a la Junta Municipal (JMD) en varios momentos durante la pandemia, que en sus contestaciones consideraban adecuado y suficiente lo hecho por la institución. Mientras tanto, mucha gente sigue dependiendo de ayudas en alimentos que no les llegan por parte de los SS.

Movilización a lo largo y ancho del distrito para apoyar a las vecinas y vecinos

Contestaron 28 iniciativas, representativas de la diversidad de tipologías de colectivos y entidades, y del tipo de atención. En su conjunto movilizaron aproximadamente 100 profesionales y cerca de 1.000 personas voluntarias.
En su mayoría, entregaron alimentos no elaborados. El 40% también sirvieron menús, y 5 disponen de comedores. Muchos menús salieron de la Escuela de Hostelería de Santa Eugenia y otros fueron donados por diferentes cadenas y empresas.

Población con necesidad de alimentos

Algunas respuestas se refieren a familias (bolsas de alimentos o tarjetas), y otras a personas (menús o bocadillos). Se atendieron 8.171 familias, unas 24.711 personas, cifra a tratar con criterio, porque una familia pudo dirigirse a más de un punto.

La experiencia en Puente de Vallecas nos indica que por lo menos se ha triplicado el número de familias atendidas con respecto al periodo anterior a la pandemia; que los SS antes de la pandemia ya eran insuficientes, tanto en personal como en presupuesto, y que el Área de Gobierno no estableció un plan de contingencia; que las familias que tienen carencia de alimentos, también los tienen de vivienda, de suministros, etc..; que la Tarjeta Familias, propuesta de diferentes colectivos, con el objetivo de mejorar la atención y dignificar las ayudas sociales, se viene aplicando mal por parte del Ayuntamiento, con excesiva burocracia y lentitud, por el escaso alcance hasta ahora; y que falta coordinación entre las distintas iniciativas y los SS.

Las personas interesadas pueden solicitar el informe a la Mesa de Derechos Sociales, a través del correo electrónico foroslocalesmesaddss@gmail.com

Algunas propuestas

Agilidad en la atención de la emergencia social y de las prestaciones
Necesitamos que los SS gestionen con rapidez y profesionalidad la atención a las personas. Esto implica contar con recursos económicos suficientes para atender a las necesidades básicas como vivienda, suministros, salud, garantía de ingresos incluida la alimentación: desburocratizar, agilizar y personalizar.

Recursos suficientes para una adecuada atención

Hay que dedicar partidas económicas suficientes para atender al conjunto de la población que necesita alimentos, tanto personas que ya vienen siendo atendidas por los SS, como las que constituyen una demanda añadida debido a la pandemia. La Mesa ha presentado a la JMD varias propuestas de cara a los presupuestos de 2021.

La Tarjeta Familias, debe ampliarse mucho más, para que sea efectiva.

Para ello, hay que dotar a los SS de personal suficiente en los diversos perfiles profesionales necesarios.

Coordinación y gestión pública de la emergencia social
Instamos a la JMD, a través del Departamento de SS a que mantenga la coordinación con todas las iniciativas que intervienen en el reparto de alimentos, que se podría llamar Mesa por el derecho a la alimentación y la soberanía alimentaria. Una de sus tareas sería trabajar con un protocolo y herramientas comunes para orientar a las personas hacía los SS para que estos asuman sus responsabilidades de respuesta en clave de derechos y atención social comunitaria.

Reconocer el Derecho a la Alimentación

El Ayuntamiento de Madrid, debe hacer viable el derecho a la alimentación equiparándole a otros, como la educación y la sanidad, evitando estigmatizar a las personas que no lo tienen cubierto. Y debería contemplarse desde la visión de la soberanía alimentaria. Proponemos retomar con urgencia la Iniciativa Legislativa Municipal (ILM) de 2019.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha + 42 = 51

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.