¿En Vallecas nos importa que asesinen mujeres?

La concentración a las puerta de la Junta Municipal de Puente de Vallecas, en la Avenida de la Albufera del 19 de enero. Foto: Lobas VK

Por Lobas VK, Colectivo Feminista de Vallekas

Vallecas es un barrio con el que muchas personas que vivimos en él nos identificamos, sentimos que es un territorio del que formamos parte. Estamos inmersas en las consecuencias que acarrea una pandemia mundial y, en los pasados meses, eso se ha reflejado en cómo muchas vecinas se han organizado para intentar cubrir y demandar algo tan básico para vivir como es la alimentación. Pero que se suma a luchas previas, esto no viene de ahora, en relación a la vivienda, la educación pública y una sanidad gratuita y universal.

Hemos escuchado frases como “solidaridad vecina”, “sólo el pueblo salva al pueblo”, “somos tribu”, “dignidad del Sur”, “menos cayetan@s y más vallekan@s”; “menos lecheras y más enfermeras”…

El pasado domingo 17 de enero Flora, de 82 años, era asesinada por su marido en su domicilio en Puente de Vallecas. Dos días después, el martes 19 de enero, en la Junta Municipal de Puente de Vallecas se organizó una concentración en denuncia a este asesinato y la violencia machista. En la concentración éramos unas 50 personas.

De ahí nos surgió una pregunta, ¿importa en nuestro barrio que asesine a mujeres? ¿Importa toda la violencia machista que hay detrás de algo así? Sabemos que en la concentración por el asesinato de una mujer no se refleja todo el trabajo que se hace en un barrio ante la violencia machista, pero no vamos a ignorar que el poco número de personas que fuimos, comparando con las manifestaciones y concentraciones que se dan en un barrio como Vallecas, incluso con las restricciones de la COVID-19, fue muy reducido. Y eso algo tiene que decirnos.

Un momento de la protesta. Foto: Lobas VK

¿Qué hubiera pasado si hubieran asesinado a una estudiante? ¿O al activista de un colectivo? ¿O al médico de un centro de salud del barrio? ¿Hubiera tenido una respuesta similar al asesinato de Flora, una mujer mayor, en su casa a manos de su marido?

No todas las vidas valen lo mismo, esto no es algo que nos pasa sólo a las mujeres a las mujeres, y no a todas las violencias se responde de la misma manera.

La violencia machista se da en muchos ámbitos, sólo tienes que encender 5 minutos la televisión, abrir un periódico o tener una conversación con tus amigos o familiares en un bar. Dentro de las violencias machistas, el maltrato se da en el ámbito privado, ese espacio creado por el capitalismo patriarcal para que se haga todo aquello que luego la sociedad se va a encargar de quitarle reconocimiento y valor: cocinar, contar un cuento, curar una herida, ayudar a hacer los deberes del cole, … esa “última frontera en la que las personas mantienen sus almas con vida”, dice Carol Lopate en su libro ‘Women and Pay Housework, y donde, muy tristemente, algunas mujeres la pierden.

Cifras

2020 es el año con menor número de feminicidios de la última década-desde 2010, según Feminicidio.net, en el que hubo 83 asesinatos de mujeres cometidos por hombres. La otra cara de la reducción del número de asesinatos ha sido el aumento de la violencia de género. Muchas mujeres, en una situación de confinamiento o reducción de la movilidad y posibilidades de socialización, se ven obligadas a pasar más tiempo con sus maltratadores y han vivido más conflictos y violencia en el hogar a la vez que tienen más dificultades para acudir a sus redes de apoyo o recursos específicos. El resultado es el aumento de los casos de maltrato.

Desde los feminismos llevamos tiempo diciendo aquello de “lo personal es político”. Parece que no cala suficiente. Parece que en tu casa te pueden matar y, para mucha gente, no va a ser motivo de denuncia pública, de visibilización, de protesta, de indignación colectiva.

Seguiremos. Quizá un día la “dignidad del Sur” también contemple la violencia machista y sea más fácil identificarnos con un barrio y una vecindad que la convierta en un problema al que todas las personas tenemos que hacerle frente.

¿Y tú? ¿Cuántas veces te callas ante la violencia machista?

El segundo viernes de cada mes algunas vecinas del barrio, a las 7 de la tarde, nos juntamos frente a la Junta Municipal de Puente de Vallecas. Desde abril de 2018 nos concentramos y ponemos una cinta con el nombre de los feminicidios que ha habido en el último mes en el estado español, sacando la violencia machista de la invisibilización al ámbito público.

¡Ni una menos, vivas y libres nos queremos!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

− 2 = 7

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.