Elecciones 24 de mayo y municipalismo

Vota

urnaESPECIAL ELECCIONES MUNICIPALES Y AUTONÓMICAS 2015

OPINIÓN.

 


 

El 15 de mayo de 2011 dio inicio un nuevo proceso psicológico, social, cultural, político, etc., de rapidísima expansión, en el que suce­dió algo de mucha profundidad y potencia. A partir de esa fecha, quedó más que evidente la “brecha social” entre los partidos políti­cos cómplices de la banca (PP, PSOE, CIU, etc.) y una amplia mayoría de la gente. Esta brecha no ha hecho más que crecer día a día.

En estos cuatro años se ha ido levantando un tremendo clamor popular y una pujante y diversa inteligencia colectiva ha ido dando (y acertando en algunos casos, como por ejemplo el de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca) las respuestas necesarias.

Este mes de mayo del 2015 tenemos ocasión de ver nuevas formas, creadas por la ciudadanía, para avanzar hacia una democracia real. Nos encontramos frente a unas elecciones municipales y autonómicas, y en esta ocasión van a estar presentes nuevas opciones políticas que se han creado a partir de ese proceso iniciado con el 15M. Estas nuevas opciones proponen, y en algunos casos lo practican, una nueva forma de hacer políti­ca que se va construyendo desde la base y que pone en el centro a las personas.

Ya nadie duda de que la hegemonía del PPSOE y de los partidos nacionalistas tradicionales “se viene abajo” y va a ser sustituida por alianzas, acuerdos, negociaciones… en los que van a tener un papel significativo partidos como Podemos, Ahora Madrid, Ciudadanos, etc.

Las elecciones municipales son en toda España, y las autonómicas en la mayoría de comunidades. Es muy probable que, al menos en cientos de pueblos, localidades y ciudades, vaya a haber candidaturas nuevas, protagonizadas por los propios vecinos. Un porcentaje (esperemos que importante) conseguirá una representación muy significativa, bien por alcanzar la alcaldía o por el número de concejales que obtengan. Otro quedará como una “nueva oposición”, una oposición vecinal.

Todo ello va a generar una enorme potencia, una inteligencia colectiva a lo largo de todo el Estado, con una tremenda diversidad. Esta “realidad” no es fácil de ver, y mucho menos en una “fotografía”, dada la naturaleza de sus orígenes. Es algo de mucho interés, pues puede ser “la esperanza” y el testigo de ese “Sí se Puede” que la PAH hiciera popular. Crecientemente, todo este potencial irá concretándose en nuevas realidades políticas.

A estas nuevas experiencias servirán algunos ejemplos de democracia real que ya se están dando principalmente en pueblos pequeños y desde hace pocos años.

Municipalismo

Una de las novedades de mayor interés, que ha surgido hace menos de un año, ha sido la extensión del municipalismo, entendiendo como tal “hacer la política desde la gente y desde lo más cercano, el pueblo o la ciudad, estando presentes en las instituciones a la par que se construye movimiento en la base social”.

El municipalismo venía abriéndose camino en grandes ciudades como Barcelona y Madrid (entre otras) desde hace unos pocos años, incrementándose considerablemente a partir del 15M. Lo destacable, ahora, es cómo a raíz de que surgió Guanyem Barcelona (hace menos de un año) esta sensibilidad municipalista corrió como la pólvora, y en muy pocas semanas surgieron los Ganemos en Madrid, Málaga, Valencia, etc. Incluso en Madrid apareció Ganemos Tetuán. Esto es un indicador bien claro de la necesidad que existe por parte de un sector considerable de la población por construir políticamente desde abajo y desde lo cercano.

El municipalismo está abriéndose paso, y es una fuerza que no va a ser detenida por nada. Se está construyendo desde la diversidad y con la profundidad del verdadero consenso.

Futuribles

Algunas de las últimas encuestas en Madrid dan por hecho que no va a haber mayoría absoluta por parte de ningún partido. Además vaticinan resultados bastante igualados en lo que podrían ser dos escenarios diferentes. Por un lado el PP liderando pactos con otros partidos y por el otro Podemos, Ahora Madrid o PSOE igualmente necesitando de otros partidos.

Lo que sí nos aventuramos a predecir es que con estas elecciones empieza claramente el declive de las “mayorías absolutas” en todos los niveles de la Administración. Y muy probablemente ya nunca más se vuelvan a dar en las grandes poblaciones.

El municipalismo, como proceso de construcción de lo común, desde la gente y desde lo más cercano, ya está presente como clara aspiración en estas elecciones. No conocemos la cantidad de candidaturas con esta sensibilidad que se presentan en toda España, pero arriesgamos a considerar que su número es significativamente mayor al de hace cuatro años, y su “cualidad” (esperemos que en muchos lugares) muy cercana al consenso de cierta profundidad.

Con independencia de lo exitosos que sean los resultados electorales para estas candidaturas, lo que sí va a ser evidente es que se abre un proceso nuevo con visos de no tener marcha atrás. En las poblaciones con estas candidaturas tienen cuatro años para ir haciendo realidad otro modo de hacer política, y esto pudiera dar lugar a que en el 2019, en las siguientes elecciones municipales, pudiéramos ver muchas ciudades y localidades de España en las que sea evidente el inicio de unanueva realidad política, social y humana.

“Barcelona en Comú”, la candidatura de lo que fue el inicio de “los Ganemos”, tal vez se convierta en una referencia para el resto de ciudades. Pareciera que claramente trabajan por una convergencia real desde la diversidad y en una clara dirección donde se prioriza a las personas por encima de todo lo demás.

Tal vez se vaya viendo al consenso (cuyo interés principal es la “cohesión del grupo”) como la metodología más útil, superadora de la antigua dialéctica de las mayorías y a la altura de este nuevo momento psicológico, social, cultural y político que estamos viviendo.

Jesús Arguedas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 8 + 1 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.