Donde tú ves amor, yo veo violencia

Virginia Paños, psicóloga del Espacio de Igualdad María Moliner

En nombre del amor, muchas veces las mujeres recibimos violencia. Es precisamente por amor que no vemos las alarmas que nos permiten defendernos y estar seguras.
El amor romántico puede ser una herramienta de control hacia las mujeres, ya que sus mandatos encubren el maltrato, disminuyen nuestras defensas y autoestima, afectan a nuestra capacidad de confiar en nosotras mismas, y, por lo tanto, suponen una pérdida de libertad.

Tradicionalmente, se ha asociado al amor romántico la idea de que la pareja nos completa, da sentido a nuestra vida y, sobre todo, nos salva. Esto hace que las mujeres creamos que nuestro rol se valida en base al amor que seamos capaces de dar, asumiendo así que es nuestra función enseñar a amar, perdonar y comprender a costa de todo. Hemos aprendido a amar la libertad del otro, pero no la nuestra.

La película de que por amor todo vale, aunque nos genere dolor y humillación, tiene que terminar. En el amor no todo vale. Es una utopía que nos atrapa en una rueda infinita. Cuando en las relaciones amorosas aparece la dependencia, la inseguridad, la falta de autoestima y la perdida de una misma, hay que desmontar la idea de amor y buscar otros lugares donde el amor signifique libertad, respeto, cariño y ternura.

Miedo y mentira

Este “amor” no es amor, es dependencia, es miedo, es mentira. Cuando el amor duele, no hay amor. Lo que hay son mitos del amor romántico. Algunos de estos mitos son: “quien bien te quiere, te hará llorar”, “los que se pelean, se desean” y “que el amor mueve montañas”. Estas ideas perpetúan la desigualdad y nos aíslan en nombre del amor para mantenernos atrapadas en la tela de araña del maltrato.

Nada que implique control, asilamiento, humillación, chantajes, presiones, falta de seguridad, ciclos de conflictos, indiferencia afectiva, miedo, continuo estado de nervios y falta de equilibrio, puede significar amor. El amor de verdad no duele. El amor es respetar, confiar, sentir tranquilidad, mantener relaciones sin obligaciones y permitir tu desarrollo personal. Es interés y cuidados mutuos, estabilidad emocional, libertad, igualdad, validación de emociones y buena comunicación.

ACTIVIDADES ESPACIO IGUALDAD ELENA ARNEDO

Acoso laboral. Qué es y cómo enfrentarlo
Dirigido a mujeres
Jueves 24 de noviembre, de 11.00 a 13.00

ACTIVIDADES ESPACIO DE IGUALDAD MARÍA MOLINER
25-N Yincana contra la violencia estética: “En busca de la belleza”
Dirigido a población general
Martes 29 de noviembre, de 10 a 13 h.

Tarde de cine: Día Internacional de la Memoria Transexual
Dirigido a toda la población
Martes 29 de noviembre, de 17:30 a 20 h.

25N Cuando no todo es amor
Dirigido a mujeres
Miércoles 23 de noviembre, de 17:30 a 20 h.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha + 34 = 39

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.