Concha Morales gana el II Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía

Poetisa Concha Morales

Poetisa Concha MoralesREDACCIÓN

La poetisa vallecana Concha Morales se ha proclamado vencedora del II Concurso de Poemas Temáticos Red Social de Poesía: “Mi pueblo, mi ciudad”. Su poema Vallekas, verso libre se ha alzado con el primer premio del jurado, elegido entre casi doscientos autores de 22 países diferentes. “Cuando lo escribí, la idea era hacer llegar a los vallecanos que lo leyeran el contento y el orgullo que siento de pertenecer a esta comunidad”, nos comentaba Concha tras conocer la noticia del premio.

Concha Morales nació en Madrid en 1952. “He vivido, vivo y viviré en Vallecas —confiesa—; estoy recientemente jubilada, hecho que ha determinado mi total dedicación a la vida literaria, ya que aunque escribo desde los 16 años, siempre he dado prioridad a mi vida laboral y familiar. Me aficioné a la poesía contemplando un programa de TV llamado Rimas populares. Bécquer me cautivó. Después, a principios de los ‘70, llegó Miguel Hernández y me dejó embobada. Participé en un Taller Literario en Vallecas, claro, donde conocí y disfruté con la poética de Gloria Fuertes. Nos reuníamos en un aula cedida por el Colegio Gredos, cerca de la Av. de Monte Igueldo. Así, me fui haciendo amiga de Garcilaso, de Lope y de nuestros clásicos de Oro, en general. Más adelante, Machado, Cernuda, Lorca, Neruda… Francisca Aguirre, García Montero, Gracia Morales… se añadieron a mis gustos poéticos. Por supuesto, leo otros géneros: novela, relatos, ensayo, teatro”.

Como autora, ha hecho sus pinitos en micros (uno de ellos, dedicado a las fiestas del Carmen, ganó un concurso veraniego en una emisora de radio) y en relatos cortos. “Indudablemente, el género en el que mejor me desenvuelvo y me siento más a gusto es la poesía”, continúa Concha. Ha colaborado en las revistas literarias Gemma y Clarín; algunos de sus poemas se han incluido en el Diccionario de Poetas, y en dos Antologías: la del Club Internacional de Escritores y la de los Premios Orola de Vivencias. Fue finalista en el XIV Concurso de Cuentos de la Fundación de Derechos Civiles en 2009. Ha publicado tres poemarios: ¡Corre… y grítaselo al mundo! (1977), Álamos (1989) y A la hora del pan con chocolate (2011). “El cuarto lo tengo en reposo, preparado para una próxima edición”, nos explica.

Al concurso convocado por Soypoeta.com accedió a través de Facebook. “Cuando vi su título (“mi pueblo, mi ciudad”), no lo dudé ni un segundo, y empecé la composición de Vallekas, verso libre. Era la ocasión de que el barrio en el que disfruto a diario se paseara por las redes sociales. Había dos premios, uno por votación popular de los usuarios de la página y otro, elegido por un Jurado. ¡Al jurado le gustó el mío, menudo alegrón!”, narra feliz esta poetisa. “Alegrón” que desde aquí compartimos. Enhorabuena, Concha… Y visto el rumbo que lleva tu carrera literaria, es segurísimo que tendremos la oportunidad de dártela muchas veces más. Brindamos por eso…

 

Vallekas, verso libre

El semáforo en rojo
despeja las calzadas de mi barrio.
Las aceras se ensanchan
por los cuatro puntos cardinales.

Los versos disfrutan recorriendo sus calles,
engarzados en la piel del asfalto,
comprometidos con el viento,
con el pueblo, con los brazos desgastados,
flacos de jornadas de veinticuatro horas.

Vallekas es humilde desde el pan con tocino;
desde los bancos de madera generosa;
desde el orgullo amasado
en los campos de espigas audaces
y comprometidas.

El semáforo en rojo
detiene vendavales en mi barrio.

Los chopos acarician
las manos rudas sin punto y aparte.

Los versos se deslizan libres por sus lomas,
hermanados con la sal y la harina,
diluidos en la historia pasada y presente,
alimentados por la leche sin ubre
junto a los raíles del tren.

Vallekas late a doscientas pulsaciones
por segundo, sin horas,
sobre los peldaños que buscan el futuro,
tras las banderas solidarias
de sus gentes, de sus tradiciones,
de sus recuerdos apuntalados
por la constancia y el esfuerzo audaz.

Vallekas, verso libre,
recorre el empedrado de Madrid
con un canto de cigüeñas en los labios.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 5 + 3 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.