Arte en el cole, en ‘Blanco y negro’

 

Fotos: Vanessa Agustín
Fotos: Vanessa Agustín

ROBERTO BLANCO TOMÁS

Las fotos que acompañan a este reportaje corresponden a la exposición resultado del proyecto “Blanco y negro”, fruto del trabajo de los alumnos, que tuvimos el placer de visitar a finales del curso pasado en la Escuela Infantil Luisa Fernanda – Puente de Vallecas 14. Y debo decir que aquel día salimos realmente sorprendidos de la creatividad, variedad y atractivo de los trabajos de estos jovencísimos artistas.Como diría algún futbolero, pero en este caso aplicándolo al arte, “aquí hay cantera”.

María Jesús y Cristina, la directora de la escuela y la coordinadora del proyecto respectivamente, fueron nuestras “guías” en dicha visita, y nos explicaron cómo tales iniciativas, muy habituales en este centro público, tienen como fin, entre otros, desarrollar la creatividad de los niños, presentarles el arte como algo divertido y apasionante y acostumbrarles a practicar el reciclaje de materiales. Asimismo, los objetivos concretos de “Blanco y negro”, han sido “acercar el arte a los niños desde edades tempranas; estimular el interés y la curiosidad por el arte mediante la observación, la manipulación y el acabado final; favorecer la utilización de técnicas desarrollando todas sus posibilidades expresivas; fomentar la autonomía para el desarrollo expresivo y creativo; y posibilitar el descubrimiento manipulando diversos materiales”.

“La idea surgió en una de las aulas de 1 año —nos comenta María Jesús—, en la que tenemos una niña con un déficit de visión. La profesora terapeuta inició con ella el trabajo en blanco y negro, porque con dicho problema se trabaja mucho en estos colores, ya que los bebés comienzan a ver así. Ella nos ‘contagió’ al resto, lo iniciamos en bebés, nos gustó y lo ampliamos a todo el centro”. “El proyecto lo empezamos a mediados finales de abril —continúa—, hasta fin de curso, y lo que está expuesto en el cole es el trabajo realizado por todos los niños y niñas del centro”.

Cristina, por su parte, destaca especialmente las instalaciones artísticas, diseñadas para que una vez realizadas sirvan como espacio lúdico y de interactuación. “Después de haber trabajado durante un tiempo, cuando entran en las instalaciones es un mundo nuevo para los niños, convirtiéndose en una de las partes más importantes del proyecto. Con los niños funciona genial, y ya están acostumbrados a que les sorprendamos con este tipo de cosas: las hacemos regularmente. Ellos ya, cuando se acercan a una instalación artística, saben o intuyen que algo se van a encontrar. Es un momento muy emocionante y divertido”.

“Ésta es también una forma de que aprendan que el arte es divertido —concluyen—. Unida al proyecto hemos realizado una salida al Museo de Velázquez, en la que había también una exposición de cosas en blanco y negro, con la suerte además de que había un cubo igual que nuestra ‘caja negra’”. Obviamente, los pequeños artistas lo pasaron en grande en la exposición. Y es que quien pudiera pensar que el arte es “un rollo”, no tiene ni idea…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

+ 24 = 25

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.