Análisis de la situación político-electoral actual

Colegio electoral en Vallecas durante las pasadas elecciones europeas. /FOTO: J.A.R.
Colegio electoral en Vallecas durante las pasadas elecciones europeas. /FOTO: J.A.R.

OPINIÓN

El 15 de mayo de 2011 dio inicio un nuevo proceso psicológico, social, cultural, etc., de rapidísima expansión, en el que sucedió algo de mucha profundidad y potencia en decenas o centenares de miles de personas en nuestro país, y seguro que también en personas de otros países y latitudes. La “brecha social” entre los partidos políticos cómplices de la banca (PP, PSOE, CIU, etc.) y una amplia mayoría de la gente quedó más que evidente a partir de esa fecha y no ha hecho más que crecer día a día.

Desde una óptica político-electoral se puede ver muy claramente, al menos desde enero de 2013, cuando aparece el Partido X aportando una novedosa metodología y una síntesis muy inteligente con su programa Democracia y Punto. Posteriormente, en enero del 2014, en solamente 4 meses y dando pasos de gigante en lo electoral, Podemos irrumpe, para sorpresa de muchos, en las elecciones europeas, consiguiendo más de 1.250.000 votos y 5 eurodiputados.

En las siguientes semanas se presenta Guanyem Barcelona, una plataforma electoral para ganar la alcaldía, con la cabeza visible de Ada Colau (ex portavoz de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, activista social con un fuerte carisma de líder, sencilla, humilde y poco personalista) y en el que convergen un amplio espectro de colectivos sociales y pequeños partidos (es de destacar, entre otros, la inclusión del Partido X, de Podemos, las Cups, etc.).

Pronto se contagian otras ciudades, surgiendo, entre otras, Ganemos Málaga, Ganemos Zaragoza, Ganemos Madrid (asumiéndolo quienes empezaron llamándose Municipalia), etc., llegando a aparecer Ganemos Tetuán (barrio de Madrid), todo ello como reflejo de la necesidad de “empoderamiento” de la ciudadanía.

Pudiera interpretarse que cada muy poco tiempo “aparecieran” a una velocidad trepidante nuevas formas organizadas que superaran en inteligencia a las inmediatamente precedentes y que gracias a internet se expandieran velozmente, consiguiendo pequeños “efectos demostración” en dar respuesta a fuertes necesidades y desde una nueva sensibilidad, la del “nosotros”.

Es como si desde una creciente necesidad se fuera levantando un tremendo clamor popular y una inteligencia colectiva y diversa fuera dando las respuestas necesarias.

Es de sumo interés poder tener la suficiente información de todo lo que se va generando para intentar ver la vertiginosa velocidad a la que se está moviendo “esta nueva sensibilidad” y sus concreciones en lo político. Hemos de emplazarnos en que permanentemente nos va a seguir sorprendiendo todo lo que va a ir ocurriendo, hasta que, por parte de la gente, lleguemos al definitivo “rescate” de las instituciones.

Perspectivas

Es evidente la dirección que llevan estos acontecimientos: por un lado el sistema caduco y moribundo, y por otro, una nueva forma de hacer política que se va construyendo desde la base y que pone en el centro a las personas.

No va a haber fuerza que lo pueda parar. Es como los ríos que en su descenso por las grandes laderas montañosas, son imposibles de detener, por muchos obstáculos que aparezcan en el camino.
El crecimiento es y será exponencial y convergente desde la diversidad.

Podemos asistir a un panorama preelectoral como nunca antes hayamos vivido desde el punto de vista de la “intensidad”. Todos, absolutamente todos los partidos, “se la juegan” en este 2015, con las elecciones municipales y autonómicas en mayo y las generales previsiblemente en noviembre; desde los viejos partidos PPSOE-CIU, etc., los partidos de izquierda tradicional (IU), las formaciones pseudonovedosas (UPyD, Ciutadans), hasta las nuevas formaciones más significativas como Podemos o Ganemos.

Todos van a dar el 130%. El ambiente social se va a ver “contagiado” por ello, va a ir in crescendo. A todos se les va a ver de qué van, ya nadie va a poder engañar… y finalmente, los resultados y sobre todo los procedimientos y estilos mostrarán qué valor tienen y qué lugar pueden ocupar cada una de estas opciones en este momento político-social tan delicado y posibilitario a la vez.

A final de mayo se abrirá de nuevo un corto tiempo post-pre electoral de cara a las elecciones generales, y si “todo lo nuevo” adquiere una significación suficiente, “los viejos partidos”, “la vieja forma de hacer política”, ya no tendrán apenas capacidad para maniobrar. Se podría entonces crear un momento político social de tal potencia que permita abrir un “proceso constituyente” impulsado y protagonizado desde la base social, lo que podría llegar a ser “un 15M”, pero en lo político institucional.

Futuribles

A partir de lo anterior, y por necesidad, se superaría un pequeño período de transición de unos pocos años, hasta que se instalara y empezara a desarrollarse, para ya no irse nunca más, una verdadera Democracia Real. Lo que se vaya construyendo en nuestro país puede ser un efecto demostración que repercuta muy significativamente en Europa y en otras latitudes.

Podemos estar frente a la concreción en lo político institucional de un proceso de transformación radical que pueda dar pasos de gigante en acercar, en el tiempo, el punto de inflexión hacia una Nación Humana Universal. Arriesgando a ponerle fecha, ¿por qué no pensar que en un par de décadas pudiéramos estar “viendo” al salir a la calle este nuevo paisaje humano?

Pero para que ello se pueda dar, no es suficiente con que se renueven los partidos o la forma de hacer política. Será imprescindible que tanto en las bases, como en los portavoces de los partidos y/o plataformas que están naciendo, así como en los cargos electos de los mismos se forje:

  • Una comprensión profunda del momento actual de crisis generalizada en todo el planeta.
  • Una actitud y capacitación suficiente para encaminarse con tremenda resolución y compromiso hacia una profunda transformación en las propias vidas a fin de poder transitar con determinación del “yo” al “nosotros”.
  • Una práctica del consenso, desarrollado con una nueva profundidad y experimentado por propia experiencia.
  • Una búsqueda sincera y con amor de la convergencia desde la diversidad.

 

Jesús Arguedas Rizzo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 60 − 50 =

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.