ADICAE lucha en Vallecas contra el fraude de las preferentes

Los afectados continúan movilizándose ante la pasividad de políticos y banqueros.
Los afectados continúan movilizándose ante la pasividad de políticos y banqueros. /Foto: ADICAE
Los afectados continúan movilizándose ante la pasividad de políticos y banqueros.
Los afectados continúan movilizándose ante la pasividad de políticos y banqueros. /Foto: ADICAE

PRENSA ADICAE

Corría el mes de septiembre de 2012, y, poco a poco, iba conociéndose a través de los medios de comunicación uno de los mayores fraudes a los consumidores: la venta de las participaciones preferentes. Los afectados se contaban por miles, y
la falta de información en las oficinas de las entidades financieras era lamentable. En el barrio obrero de Entrevías, cientos de vecinos, en su mayoría jubilados, que habían adquirido este producto a la antigua caja de ahorros Caja Madrid (hoy fusionada en Bankia), se encontraban sin saber dónde acudir para buscar ayuda ante la avaricia de los bancos.

El presidente de la asociación de vecinos La Viña, Jorge Asenjo, rememora los inicios de la colaboración con la asociación de consumidores ADICAE, cuando se encontraban ante una falta de respuestas que dar a sus vecinos engañados por sus bancos de toda la vida. “Ante las dudas legales que nos iban surgiendo, decidimos acudir a una asociación de afectados de banca, no abogados, y sabíamos que ADICAE había trabajado bastante con varios casos”, explica Asenjo. Una primera asamblea tuvo lugar en noviembre de 2012, donde se informó sobre los pasos a seguir para ser incluido en las demandas colectivas de ADICAE y se empezaron a organizar movilizaciones ciudadanas para dar a conocer este problema a los vecinos de Vallecas.

Tras varias concentraciones los últimos jueves de cada mes frente a la estación de Cercanías de Asamblea de Madrid-Entrevías y la organización de actividades como un videofórum del documental Mis ahorros y su botín , ADICAE celebró una nueva asamblea en el mes de abril, que resultó todo un éxito, al acudir más de cien personas. “Fue el momento más alto y de mayor auge de las preferentes y el arbitraje”, afirma Asenjo. Un claro ejemplo del gran fraude acometido fueron los casos de Lola y Rosa, dos afectadas, vecinas del barrio de Vallecas. El guión de su historia se repetía: las clientas acudían al banco en busca de un préstamo o producto de ahorro, y en el banco las engañaron asegurando que las participaciones preferentes era justo lo que necesitaban, promocionando la alta rentabilidad que se podía obtener y escondiendo los grandes riesgos que conlleva un producto de este tipo. Realmente, no sabían qué estaban contratando, porque nadie se lo había explicado.

Lola relató cómo le justificaron la venta de este producto: “cuando fui a Caja Madrid para solicitar un crédito, me convencieron para contratar también participaciones preferentes. Me aseguraban que con los intereses que obtendría de este producto podría compensar los intereses del préstamo, así que terminé aceptando porque me pareció muy buena idea”. En otros casos, como el de Rosa, los clientes nunca supieron que estaban contratando participaciones preferentes, ya que en el banco nunca se lo dijeron. “En el papel que yo tenía ponía ‘cupones’, nada de ‘preferentes’”, asegura.

Excusas banales

Con el paso del tiempo se dieron cuenta de que los intereses no llegaban, y reclamaron en su oficina bancaria. Los empleados de la entidad les pusieron diversas excusas banales e intentaron tranquilizarlas asegurando que para finales del verano se habría arreglado todo. Sin embargo, por aquel entonces el fraude masivo ya comenzaba a destaparse, y, tras varias disputas en las oficinas de Caja Madrid, decidieron acudir a ADICAE. Según asegura Rosa, cuando llegó a una asamblea de ADICAE para contar su caso se vio muy apoyada y respaldada, y pudo comprobar que había muchísima gente a la que también habían estafado.

De momento, las afectadas, al igual que otros miles de personas, continúan luchando incluidos en la demanda colectiva de ADICAE y movilizándose contra este despropósito ante la pasividad de políticos y banqueros. Mientras tanto, Bankia (y las otras entidades nacionalizadas) ha puesto a disposición de los preferentistas el sistema del arbitraje. Aunconsiderando positiva la idea para aquellas personas que puedan recuperar así su dinero, ADICAE ha exigido un arbitraje universal para todos los ahorradores sin los difíciles requisitos puestos por la consultora KPMG.

Según ADICAE, el arbitraje propuesto por Bankia es un mero “maquillaje”, y nunca la solución para cientos de miles de personas que, engañados por el banco, han perdido gran parte de sus ahorros. Debido a ello, la asociación seguirá en la
Justicia con las demandas colectivas y con la movilización continua para conseguir que todos los afectados obtengan una solución satisfactoria.

MÁS INFORMACIÓN

Los afectados continúan movilizándose ante la pasividad de políticos y banqueros.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha + 41 = 46

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.