A Maribel Alonso, mujer y poeta en la trinchera

Por Concha Morales

La tarde se volvió tormenta
seca, irreverente, perdedora,
a lomos de un estío anaranjado.

Sombría y oclusiva apareció
la muerte al otro lado del teléfono,
tan sin olor a ti, tan aturdida
como una cesta de naranjas en agosto.

Amanece y lo que te rodea
es un sinsentido en medio de la nada,
la nada exprimida de unos ojos sin lágrimas.

Amanece y tu huerto te llama
porque desconoce el camino de vuelta.

Silencio sobre los campos,
sobre tus versos, silencio.

Tus mujeres de negro y mayo
no logran desprender la guadaña
traicionera de tu pequeño cuerpo,
en tanto que un tímido arco iris
acaricia las nubes, entristecido,
sobre los campos, sobre tus versos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 71 + = 80

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.