Valentina Lara, una voz joven en Vallecas

Valentina, con otros miembros del colectivo Poekas. /FOTO: Aitor González
Valentina, con otros miembros del colectivo Poekas. /FOTO: Aitor González

REDACCIÓN.

La poesía y sus nuevas voces van tomando poco a poco todos los espacios de Vallecas. Esta vez fue la poeta colombiana Valentina Lara quien compartió parte de su obra y de sus inventos poéticos. La cita tuvo lugar en el marco del tercer recital del ciclo poético A Vallecas en Verso, organizado por el colectivo Poekas en el Centro Cultural Paco Rabal el pasado 24 de abril.

“Protegeos de las historias / tened cuidado con el vértigo de un poeta / porque de su caída nadie sale intacto” fueron de los primeros versos que el auditorio escuchó y que dieron comienzo a las historias sobre las montañas colombianas, la familia, los nombres olvidados, la muerte, la guerra y también la esperanza: “Cuenta este sábado la historia que quieras / será nuestra felicidad —la de las palabras y la mía— / tener un lugar en el futuro a pesar de todo.”

Según Valentina, “fue un emotivo encuentro en el que compartimos imágenes, poemas, historias. Presenté además uno de mis inventos poéticos: Un poema para cada día; poemas de colores envasados especialmente para tomar una dosis diaria, poesía como medicina para la felicidad.”

A Vallecas en Verso, espacio es muy importante para el Colectivo Poekas, porque convoca a personas de Vallecas y de diferentes partes de Madrid  para  compartir historias, experimentos poéticos, escuchar poesía y descubrir el mundo a través de las palabras de diversas voces”, añade la poetisa.

En la lectura incluyó versos de sus libros Sueños Tempranos (1995), el que publicó con tan solo 12 años, Paisajes Subterráneos (2002), y de lo que será su tercer libro Lemotbulle, que se publicará próximamente con la editorial Lastura.

“Con Lemotbulle nos encontramos con su poesía más contemporánea y más vitalista con ella misma. Es un reencontrarse con la palabra, con la ilusión de decir cosas, con la interpretación de los vocablos”, aseguró el poeta Alberto Yago en su presentación.

Un fragmento de su poesía Lemotbulle:

“Soy el desierto,
ardo en minúsculos fuegos,
caigo en tus ojos
con la imagen de un antiguo paraíso
que descansa en el abandono.”

 

Más información:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 85 − = 77

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.