Al Alba celebra sus XXXI Jornadas Culturales

Asistentes a uno de los actos, disfrutando de lo lindo.
Asistentes a uno de los actos, disfrutando de lo lindo. / Foto: Al Alba.
Asistentes a uno de los actos, disfrutando de lo lindo.
Asistentes a uno de los actos, disfrutando de lo lindo. / Foto: Al Alba.

AL ALBA

Desde el 24 de mayo hasta el 3 de junio se han celebrado las XXXI Jornadas Culturales de la asociación cultural Al Alba. En esta ocasión se quiso hacer hincapié en la importancia que ha tenido y tiene para la asociación la cultura popular. De ahí el eslogan que se preparó para esta edición: “Cultura popular: cultura y pueblo”. Para ello se elaboró un programa haciendo especial énfasis en las propias actividades de la asociación, en sus propios “nichos” culturales. No faltaron especiales y emotivas exhibiciones de los distintos grupos de gimnasia, aeróbic o bailes de salón.

El domingo 26 de mayo se organizó una gran exposición de los trabajos realizados durante el curso por los talleres de Pintura y Cerámica,
culminando la mañana con un divertido “vermut concierto” amenizado por la charanga La Sonora Refrescante, verdadero soporte de estas Jornadas Culturales.

Hubo espacio para la música con actuaciones de las dos bandas con las que cuenta la asociación: Big Band & The Band y Va de Retro, así
como el Coro Femenino Kafé 18 y la Coral Al Alba, que cumple 25 años de existencia.

En cuanto a participaciones externas, contamos con la presencia del cantante cubano Orlis Pineda, que ofreció un emotivo concierto que viajó por la nostalgia, el amor y el compromiso social. El grupo de música antigua Égloga impartió con su concierto una especial clase de historia de la música. Llave 12, un grupo de clarinetes que ya ha participado en otras ediciones, volvió con nuevas y bellas propuestas musicales. También hubo espacio para el flamenco y una noche muy especial para aprender a amar la copla de mano del profesor y cantante Manuel Rey.

Como colofón, 150 personas viajaron hasta los alrededores de Cuéllar, al santuario del Henar, para celebrar el clásico Día de Convivencia, donde la gente disfrutó a tope de un precioso entorno, de una buena comida y, sobre todo, de la compañía de todas y todos. Allí, en ese idílico lugar, se vio que la fuerza de esta asociación está en el esfuerzo de sus propios socios; por eso se brindó por el futuro, por la asociación, por la cultura popular…

Ojalá estos dos términos, “cultura” y “pueblo”, que llenan la tarea diaria de este colectivo, se aproximen poco a poco hasta llegar a fundirse…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

VK Captcha 11 − = 8

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.